Columnas #SinVotoNoHayDinero y los diputados mañosos

Numeritos

Por

Hace un año, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dio visto bueno a la ley que aprobó el Congreso de Jalisco, a iniciativa del diputado independiente Pedro Kumamoto, que limita el presupuesto millonario que los ciudadanos otorgamos a los partidos políticos. Con la aprobación de este trámite, Jalisco se convierte en el primer estado del país en reducir los recursos que se les entregan a los partidos; ahora esa Ley, también conocida como #SinVotoNoHayDinero, entrará en vigor en 2019. Ante este gran logro ciudadano, como reguero de pólvora se empezaron a organizar varios esfuerzos ciudadanos con miras de impulsar la misma iniciativa en los diferentes estados de México y en Baja California no fue la excepción. Sabiendo que la carrera es cuesta arriba, un grupo de jóvenes profesionistas se envalentonaron y se organizaron para dar inicio a un proceso de concientización y preparación que les permitiera presentar una iniciativa similar ante el Congreso del Estado. Durante ese proceso se sumaron numerosas organizaciones, entre ellas el sector privado con el aval del Consejo Coordinador Empresarial de los cinco municipios. Recordemos que hace unos años el mismo CCE impulsó una serie de reformas políticas que, en su mayoría, fueron aprobadas pero que quedaron en el tintero varios temas. Digamos que los diputados avanzaron, pero no dieron el paso completo y siguieron cuidando sus presupuestos y privilegios. La semana pasada se dio otro estirón. A través de la Diputada Patricia Ríos, los jóvenes de #SinVotoNoHayDinero sostuvieron un diálogo del cual concluyó con la importancia de que esta iniciativa fuera llevada al Pleno (luego de que los mismos diputados habían estado “pateando” el tema) y se pudiera apreciar la postura personal de cada uno de los 25. Para no hacerte el cuento largo, mediante el ingreso de una adenda se solicitó la votación de #SinVotoNoHayDinero y terminado el momento de su lectura ante el Pleno, por ser una adenda de último minuto, los diputados de Morena, PBC y PRD solicitaron un receso para “analizar”, sin embargo, no se concedió puesto que ningún otro diputado estuvo a favor de lo mismo. Así pues, se llevó a cabo la votación y terminó en sólo 5 votos a favor, 17 abstenciones cobardes y 1 en contra. La sorpresa fue al momento de la segunda adenda con otro tema… esa sí tuvo el privilegio del receso, el análisis y la reflexión. Mañosos, pues. Con este antecedente y con la reacción agresiva de algunos diputados por intentar explicar esta mañosa movida, lo único que lograron fue avivar más el fuego de la desesperación ciudadana por tener mecanismos ejemplares para el control de nuestros dineros y las groseras cantidades de dinero que les damos a los partidos. El tiro por la culata. Mañosamente algunos diputados intentarán desviar el tema y argumentar que hay intereses ocultos en esto. Que lo hagan, más se hace evidente su ignorancia y desesperación pues lo mismo está sucediendo en 15 estados donde esta iniciativa ya avanza y donde también hay diputados aferrados al jugoso hueso que el presupuesto público les otorga para sus fines partidistas, electorales y personales. Al tiempo. * El autor es Director de Testa Marketing, investigación de mercados.

Comentarios