Columnas MIRADOR

Mirador

Por Armando Fuentes Aguirre

Jean Cusset, ateo con excepción de la veces en que se pone a pensar si en verdad es ateo, dio un nuevo sorbo a su martini -con dos aceitunas, como siempre- y continuó: -Las religiones me provocan miedo. Son tan beligerantes; hay en ellas tan poca tolerancia. Quienes son muy religiosos suponen que su religión es la única verdadera, y odian, desprecian o compadecen a quienes no pertenecen a ella. Por motivos de religión los hombres se han perseguido unos a otros, se han matado. En el mejor de los casos las diferencias de religión son origen de suspicacias y de hostilidad. -Pienso -siguió diciendo Jean Cusset- que la mejor religión es el amor. Y creo que el mejor rito religioso consiste en hacer el bien, pues el bien no es otra cosa que el amor que se ha levantado las mangas para trabajar. Si Dios es Amor -otra cosa en verdad no puede ser-, entonces quien hace el bien lo adora mejor que en cualquier ceremonia. Nadie diga que es hombre religioso si no hace el bien a los demás. Amar y hacer el bien: he ahí la liturgia más hermosa y santa. Así dijo Jean Cusset, y dió el último sorbo a su martini. Con dos aceitunas, como siempre. ¡Hasta mañana!...

Comentarios