No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas MIRADOR

Mirador

Hu-Ssong encomiaba las cualidades de su perro. -Tiene una gran inteligencia -decía-. A veces pienso que adivina lo que estoy pensando. -¡Caramba! -exlamó un discípulo al mismo tiempo con asombro y con admiración-. ¡Hasta parece un hombre! Luego los discípulos empezaron a hablar de un compañero al que apreciaban mucho. -Es muy bueno -decían-. Franco, leal, incapaz de traiciones, verdadero. Sabe agradecer los favores que recibe y jamás incurre en culpas de ingratitud. Es fiel a toda prueba: nunca abandona a quien lo quiere. -¡Caramba! -exclamó entonces Hu-Ssong al mismo tiempo con admiración y con asombro-. ¡Hasta parece un perro! ¡Hasta mañana!...

Comentarios