Columnas Historias de la creación del mundo

Mirador

El Señor hizo al pavo real. ¡Qué bello era! Su plumaje iridiscente semejaba una joyería andante. Cuando el hermoso pájaro iba por el jardín del Edén todas las demás aves se escondían, avergonzadas, para que no las fueran a comparar con él. En presencia de Adán el pavo real se mostró en toda su belleza. Abrió, orgulloso, el abanico de su cola y arrastró las alas alrededor del hombre. Corrió éste a donde estaba el Creador y le dijo con angustiado acento: –¡Pronto, Señor! ¡Sácale una costilla al pavo real y hazle su hembra! ¡El desgraciado ya me anda convenciendo! ¡Hasta mañana!...

Comentarios