No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas AMLO Vs. facturas falsas

Lex Tributum

Por

Informa a nuestros compatriotas de que el impuesto que se pague con el propósito de educar no es más que la milésima parte de lo que se tendrá que pagar a los reyes, sacerdotes y nobles que ascenderán al poder si dejamos al pueblo en ignorancia. -Thomas Jefferson En diversas ocasiones he tratado en la presente columna el tema de las facturas falsas, sin embargo a diario da motivos para seguir escribiendo sobre las mismas, hecho por el cual lo sigo haciendo. Auditoría del Estado y el SAT han buscado eliminar esta práctica a través del ejercicio de sus facultades de comprobación y poco a poco han ganado terreno en dicho sentido, tan es así que actualmente la autoridad fiscal tiene un mayor porcentaje de asuntos a su favor, por lo tanto, debido a que la legislación en materia penal-fiscal resulta ser un poco laxa o bien, difícil de que el delito se tipifique (en comparación de otros países) el presidente entrante buscará erradicar dicha práctica agregando la compra y venta de facturas como un delito grave, hecho que generaría que a quien se le determine una probable responsabilidad no logrará el beneficio de salir bajo fianza, hasta entonces exista la determinación de un juez que lo exima de dicho ilícito. Así las cosas, todos sabemos que el deporte o uno de los deportes nacionales es el de evitar el pago de impuestos y más cuando tenemos a una autoridad gastándose nuestro dinero en corruptelas o en proyectos que no tienen razón de existir, es decir muchos no tenemos una motivación real para contribuir al gasto público tal y como lo establece la Constitución, toda vez que como se mencionó, el dinero de nuestros impuestos no está bien erogado por parte del Estado mexicano, hecho que genera mucho descontento. Esto, aunado a que tenemos un sistema tributario complicadísimo, teniendo aquí dos factores que originan la evasión fiscal, mal ejercicio del gasto público y un sistema tributario difícil. En ese orden de ideas y, atendiendo a la reforma fiscal 2014 donde se eliminaron un sinnúmero de deducibles, los contribuyentes han buscado la forma de cómo pagar menos impuestos, razón por la cual algunos a través de malos asesores han comprado facturas, pseudo planeaciones fiscales que se efectúan a través de sindicatos, cooperativas, sociedades universales, etcétera, estrategias que tanto la autoridad fiscal como nuestro máximo tribunal en el país han dicho que son ilegales y podrían hacer incurrir al pagador de impuestos, en este caso no pagador, en el delito de defraudación fiscal. Ya entrando en materia y, atendiendo a los motivos anteriormente plasmados, nuestro próximo presidente ha anunciado enérgicamente que buscará erradicar la compra venta de facturas, modificando la legislación penal de tal manera en que dicha práctica no alcance el beneficio de la libertad bajo caución, añadiendo también el robo de presupuesto, gasolinas y energéticos y por último, el fraude electoral. Pero una cosa es realizar una propuesta legislativa y otra que se apruebe, la pregunta sería ¿Pero, podría? La respuesta es; sin duda alguna. Su coalición partidista cuenta con mayoría en los congresos estatales y el federal (Cámara de Diputados y Senadores), hecho por el cual sin problema alguno podría realizar modificaciones constitucionales y legislativas con su simple propuesta. Un sexenio algo complicado se puede avecinar para aquellos que no cuenten con buenos asesores fiscales. Resulta importante entender que comprar facturas no es planeación fiscal. Ello es una total falacia jurídica. * El autor es abogado Fiscalista.

Comentarios