Columnas Entre LPs y luces giratorias

Entre vinilos

Por Daniel de la Torre

¿Se acuerdan de los llamados sonidos de las fiestas? ¿Los que se contrataban para amenizar en la década de los ochenta y noventa? Fue una moda que duró muchos años y cada uno de nosotros tenía su sonido favorito, dependiendo claro, del presupuesto. Al organizar una fiesta o party, además de la comida y bebida pensábamos en la música, en el Dj que pondría las mejores rolas del momento y de catálogo. Recuerdo que en las fiestas de la familia se hacía una lista de las canciones que queríamos, para que todos estuvieran contentos. Los chicos de los sonidos llegaban con sus cajas de discos LP para empezar a mezclar la música y no podía faltar el equipo de luces giratorias, la bola de cristales, tipo onda disco de los 70, eran fiestas en casa y el Dj siempre buscaba el mejor lugar para acomodar su equipo. Ponía las canciones que el festejado y su gente querían y si todo salía bien, era el sonido de ley en todas las celebraciones. Por lo general cada zona de la ciudad tenía a su Dj consentido, eran bien conocidos los de la colonia, quienes siempre estaban en los XV años de la vecina, el cumpleaños del primo o la prima y la boda de otro familiar y en caso de que el festejo fuera en un rancho local (muy típico de dicha época) o en Ensenada, también viajaban los chicos del sonido en su unidad móvil tipo Van. Los que le invertían un poco más, hasta tenían su máquina de humo y hacían un opening de mezclas en señal de que ya se podía abrir pista en la sala de tu casa o en el jardín. Una fiesta sin el Dj no era lo mismo, pienso que en la actualidad, esto ya no es posible por el ruido que generan y por la queja de los vecinos, somos otra época, la época de las quejas, el bullying y la depresión. “Persiana americana” de Soda Stereo, “Ni tú ni nadie” de Alaska y Dinarama, “Es por amor” de GIT, son de las canciones que más sonaban y obviamente la música de Depeche Mode, Erasure, Flans, Timbiriche, El Puma y las cumbias no podían faltar. “Sergio el bailador”, “La bala” y “Disco Samba” de Two Man Sound, eran temas para el clímax de las reuniones, aquí ya todos estaban en medio de la pista y hasta se hacían coreografías para alegrarse más. Las fiestas en casa eran por lo regular de 8 de la noche a 2 de la madrugada, pero si todavía había ambiente, pagabas una o dos horas extras a los del sonido y no faltaba el típico pasado de copas, que se sentía el festejado y quería mandar en las peticiones musicales. Definitivamente una gran época, somos afortunados los de nuestra generación, antes salíamos a las discos o bares a bailar, pero pues ya son otros tiempos y la diversión es distinta, muy a su manera. Muchas gracias por su espacio y recuerden siempre confiar en el tiempo, los espero hoy a las 12 mediodía en Entre Vinilos Radio en la App Tune In y en búsqueda ponle Radiomedia al aire, dale play y listo. Buen fin de semana. El autor es comunicador y director de Radio Media Escuela de Locución `

Comentarios