Columnas La senadora que sacó el cobre antes de tiempo

En la red

Por Alfredo Alvarez

Alejandra León Gastélum es la virtual senadora electa que se volvió tristemente célebre por haber sacado el cobre antes de tiempo, se hizo viral en todo México por su forma de festejar soez, arrogante y visiblemente ebria. La mexicalense no se equivocó, mostró lo que realmente es, dicen que los niños y los borrachos siempre dicen la verdad. Es su segundo escándalo con alcohol de por medio. León Gastélum festejó como si hubiera ganado una elección, se le olvidó que ella no ganó nada, esa elección en todo México fue arrasada por Andrés Manuel López Obrador y nada más, por su cuenta jamás pudo llegar ni a primera base. Son dos platos rotos los que dejó la casi senadora. Uno de ellos, el plato de Morena, levantó cuestionamientos sobre la calidad de los candidatos que arrastró AMLO, ocupó titulares negativos en medio de una elección ganada y seguramente causó enojos a Jaime Bonilla y Tatiana Clouthier. Imagínate que en medios nacionales a Yeidckol Polevnsky le preguntaron de su “senadora ebria”, más que de asuntos relacionados con el histórico triunfo, pues su video empañó esta victoria. El otro plato roto es el de los ciudadanos, menuda decepción y molestia de quienes vieron cómo se comportó una candidata casi senadora al saberse ganadora. En estos días Morena es intocable ante miles de ciudadanos, pero a León Gastélum no se la perdonaron. Más allá de lo mediático por su soez conducta, me preocupa el chip que trae en la cabeza cuando dijo: “me dio permiso el licenciado Andrés Manuel López Obrador”. Argumentos que un político promedio jamás debió decir, se supone que va a un poder autónomo, dije que se supone. Congresistas serviles no quiere México, esos van de salida. No creo que sea hacer leña de árbol caído, Morena debe expulsarla y aunque no dejará la senaduría, deben quitarle accesos a dietas especiales en comisiones y hacer que componga su error con trabajo por sí misma. Es solo esa la oportunidad que merece, trabajar en el Senado y dar resultados reales. Aunque dudo que eso vaya a suceder. La política asumió un papel poco arrepentido al día siguiente, no pudo controlar su arrogancia durante la conferencia de prensa y no ha podido en entrevistas posteriores. Con la aplastante victoria de Morena, el partido no la necesita, por eso creo que acabarán echándola de sus filas. En redes sociales no ha faltado quienes la defienden con argumentos absurdos como los de la libertad de expresión o diciendo que hay políticos más groseros que ella, no es raro ver eso, hay quienes justifican peores conductas aunque quieran un “cambio verdadero” además se supone que la gente votó por Morena al ofrecer algo distinto. Y la conducta de León es una réplica de aquello que provocó el repudio de la gente a los partidos políticos tradicionales. No basta con haber ganado por el efecto AMLO, es necesario dignificar la figura del legislador mexicano y en este proceso marcado para la historia, no caben esas conductas. Acepto que para ser legislador no es indispensable una preparación académica, pero si es necesaria la calidad moral. *El autor es periodista con 25 años de carrera, ha encabezado noticieros en la televisión internacional; ganó el premio Nacional de Periodismo y ha sido académico.

Comentarios