No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Las dudas que siembra Ricardo Anaya

En la red

Por Alfredo Alvarez

Esta semana leí con atención el desglose muy oportuno que hizo Verificado.mx sobre graves aseveraciones lanzadas contra Ricardo Anaya, la conclusión y su discurso reciente me llena de dudas sobre su integridad para gobernar un país. Verificado.mx halló que muchas de las cosas dichas contra él eran falsas o no están sustentadas, pero lo poco que sí se probó, lo deja mal parado como político y más aún como aspirante a la presidencia. Haber manipulado los estatutos del PAN para ser candidato sin dejar la presidencia del partido, lo vuelve un contendiente ventajoso; también usó miles de spots del PAN para posicionar su imagen personal, eso lo hace un mañoso. Tiene poca experiencia y la que ha logrado en cargos públicos es con pocos méritos, como diputado local fue logrado con base en la maquinaria panista de Querétaro a su favor, por cierto, ganó de “panzazo”. Como diputado federal aprobó 8 reformas del presidente que después criticó con tal de verse combativo, eso lo hace un mentiroso. Hay que reconocer que las operaciones millonarias de las cuales lo acusa la PGR podrían estar dentro de la ley, pero igualmente pueden estar blindadas usando lagunas legales; no todo lo legal es correcto, Anaya no es correcto. Lo que sí es grave, viniendo de un hombre que quiere manejar al país, es que nunca explicó el origen de los 3 millones de pesos que cuesta la vida de su familia en Atlanta, pues según su declaración patrimonial apenas le alcanza. Típicas conductas de los políticos que tanto critica. Hoy por hoy, Ricardo Anaya cambió su discurso mesurado y de derecha, para volverse un crítico del sistema, posturas que no le quedan porque el partido bajo su mandato ha sido comparsa de esos cambios que hoy usa para intentar ganarse a la gente. En México sólo AMLO es populista, a los demás no les queda. Anaya ha dejado a su paso la fractura de su partido con tal de ser candidato, ha apoyado reformas que hoy rechaza y lleva una vida que no puede explicar. Eso es caprichoso y peligroso. El panista hoy promete dobletear el salario mínimo y regalar dinero a personas sin trabajo… ¡vamos, Ricardo!, eso déjaselo a AMLO. Veo un Ricardo Anaya bombardeado por conductas cuestionables, rodeado de panistas que se han enriquecido junto con sus amigos, como varios gobernadores, un niño caprichoso que quiere ser presidente. Inclusive, personas cercanas a su círculo y que lo conocen fuera de cámaras, me aseguran que es alguien dictatorial. Si bien es cierto que Maede no puede ganar, aún le queda a Ricardo Anaya una posibilidad, hay miles que no han decidido, hay otro tanto que votara por él o por el PAN y hay muchos más que se decidirían por el segundo lugar, con tal de no votar por López Obrador. Aunque es difícil, matemáticamente Anaya puede ganar; pero es un candidato que me llena de dudas… *El autor es periodista con 25 años de carrera, ha encabezado noticieros en la televisión internacional; ganó el premio Nacional de Periodismo y ha sido académico.

Comentarios