Columnas E-commerce y los 'ademases'

El ojo del marketing

Por

Si soy afortunada y gozo de su atención desde hace tiempo, no será nuevo para usted que yo esté hable y hable y hable del e-commerce, de los métodos de pago y de que no es ‘enchílame otra’. Bueno, este es otro artículo sobre comercio electrónico con la diferencia de que “ahora sí” es inminente la integración del canal de ventas digital para muchas marcas. Vamos revisando los previos, cuando usted (o su equipo) se plantean por primera vez la idea de abrir ese canal de ventas “¿qué pasa si configuramos el carrito?”, me preguntaron. De pasar, no pasa nada, literal, lo de menos es configurarlo, el meollo del asunto es todos los “ademases”. Además 1. Estar preparados, asegurar las herramientas, me refiero a plataformas, tanto de ERP (enterprise resource program, o sea un software completo con módulos integrados) como de e-commerce, si no los tiene es como querer conducir un auto sin ruedas. No estoy exagerando. Saber elegir la plataforma o marketplace, porque hay muchas, depende de lo que se quiera vender, si es producto físico, cuántos (inventario), o si es digital, se tiene que considerar todo para elegir la mejor y, ojo con esto, debe de pensar en el futuro, no por ahorrar un poco ahora se le va a hacer bolas el engrudo en el futuro, si quiere participar en la competencia ¡necesita herramientas! Además 2. Tiene que considerar su presupuesto para dar a conocer su e-commerce y no solo me refiero a inversión en Ads (anuncios en medios sociales), usted tiene que hacer (o mandar a hacer, obvio) un estudio SEO para saber si existe una intención de compra de sus productos y/o servicios. Nos hemos encontrado situaciones donde no tienen ni la más remota idea de si su oferta tiene demanda, abren su ‘tienda’ pagan publicidad en Facebook y se esperan a los resultados: Nulos. Habrá quien diga que vende por Instagram o por Facebook que no necesita “sitio con carrito”, sí, estoy de acuerdo; también hay vendedores ambulantes (o informales) pero si usted quiere crecer tiene que hacer las cosas en orden: Construir una audiencia y después monetizarla. Además 3. Considere todo lo que podría suceder, tome en cuenta el ‘customer journey’, su cliente primero va a hacer ¿qué?, ¿clic en dónde?, ¿qué va a mostrar?, ¿cómo?, ¿y después? Haga ese ejercicio y de repente se va a dar cuenta que tiene que hacerse cargo de cuestiones administrativas y legales: avisos de privacidad, políticas de venta, de devolución. ¿Qué pasa si no reciben el pedido una vez pagado? ¿Y si les llegó y no les gustó? ¿Y qué pasa si Paypal me retiene mi dinero? ¿Y la factura? Si cuando le digo que no es ‘enchilame otra’ lo digo en serio. Oiga por cierto, le paso el tip, si usted quiere conocer toda la cadena de valor de un e-commerce, en septiembre habrá un eventazo en CDMX, donde va a estar el CEO de Waze, cofundador de Netflix, CTO de Revlon, el de Mercado Libre, entre los speaker, y estarán de expositores marcas como Magento, Privalia, Zoho, Prestashop; vaya, estará la crema y nata del e-commerce ¿quiere vender? Conozca a los jugadores en la cancha. ¡Yo sí quiero ir!, si va me avisa, de verdad que hace falta profesionalizar todo este asunto y brinqué en una pata cuando supe de este evento ¿vamos? * La autora es estratega de marketing, directora de Adirektiva, miembro de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias.

Comentarios