No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Tijuana: 1,500 homicidios

El arte de la guerra

El crimen se origina y sostiene desde las estructuras del Estado, aquellas que teóricamente existen precisamente para combatirlas' Enrique Osorno En lo que es una pandemia estatal, en menos de 8 meses Tijuana llegó a la cifra record de 1,500 homicidios acumulados. La causa es simple: una guerra de carteles que las autoridades no pueden detener. Si bien otros delitos del fuero común presentan tendencia a la baja comparados al 2017, los homicidios están tomando dimensiones mayores, con víctimas colaterales incluyendo niños, ejecuciones de alto impacto en zonas comerciales, narco mensajes con acusaciones de colusión en contra de corporaciones policiacas. La mayoría de los homicidios en Tijuana están concentrados en cuatro delegaciones: Sanchez Taboada, Otay-Centenario, La Presa y Cerro Colorado. El primer cuestionamiento seria si existe una adecuada sectorización y concentración de las fuerzas policiacas en esas zonas, esto con el objeto de incrementar su capacidad de presencia y reacción. Si así fuera, sería necesario incrementar la presencia policiaca con la participación no solo de policía municipal, sino de estatal preventiva, ministerial y federal para no descuidar otras zonas en teoría blindadas. Se debería también analizar la conformación de fuerzas de elite con el apoyo de ejército y marina con la misión de “limpiar” las zonas más conflictivas. Aprovechando el arranque del nuevo Congreso Federal a partir de Septiembre, se debe presentar una iniciativa de emergencia para incluir la portación de armas como un delito que requiera prisión preventiva oficiosa. Es obvio que los delincuentes aprendidos con armas son los que cometen los homicidios, sin embargo la mayoría son dejados en libertad, ya sea porque el juez determina detención ilegal, carpeta de investigación débil del MP, o exceso de garantismo del mismo juez. Según reporte, Mexico es el país que más armas importa ilegalmente de los EU. Se debe entonces generar una estrategia en contra del contrabando de estas en las aduanas, un grupo que debe incluir al Consulado de EU, e idealmente a la AFT (Arms, Tobacco and Firearms) de EU. En el mismo tema, teóricamente un delincuente aprendido más de dos veces no es sujeto a libertad condicional, siempre y cuando el MP así lo informe al juez. Le entidad federal responsable de llevar este control es la Policía Federal, a través de la “Unidad de Medidas Cautelares”, unidad que esta desarticulada por lo que los mismos delincuentes reciben libertad provisional repetidamente. Dado el número de muertos, la capacidad de la PGJE, responsable de investigarlos y generar órdenes de aprensión, está totalmente desbordada. Sin embargo, el 80% de los homicidios son cometidos por 20% de los delincuentes. En ese sentido, tanto Policía Estatal Preventiva como PGR deberían coordinarse con PGJE generando información de inteligencia con objetivos prioritarios, que son los delincuentes que por actividades de narcotráfico, sean mayoreo o menudeo, están ordenando las ejecuciones. Estas estrategias cortoplacistas permitirían un respiro en lo que el nuevo gobierno federal empieza a funcionar, ayudando a detener el baño de sangre al que está sometido nuestro Estado. Sin embargo, las mismas requieren la coordinación de federación, estado y municipios, y de ejecutivo, legislativo y judicial. Existe solo una persona con la autoridad y capacidad política para lograr esto: el Gobernador del Estado. * El autor es Presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Publica del Estado.

Comentarios