Columnas Lo que nos une a millones de mexicanos

Diálogo empresarial

Por

La alegría de millones de mexicanos es contagiosa. Es emocionante salir y ver las calles de nuestras ciudades inundadas por las camisetas verdes, las banderas tricolores y las sonrisas reflejadas en miles de rostros. Los triunfos de la Selección Mexicana de futbol contra Alemania y Corea han subido el ánimo nacional al cielo. Cuando celebramos los goles de "Chucky" Lozano o "Chicharito" Hernández, simplemente nos abrazamos como orgullosos compatriotas y olvidamos por un momento aquello que nos divide, como son las diferencias políticas. Los mexicanos tenemos ganas de celebrar, de sentirnos orgullosos y nuestros jugadores de futbol nos están dando motivos para ello. Cuando veo todas esas banderas mexicanas en la glorieta del Cuauhtémoc y a cientos de familias celebrando sanamente los éxitos deportivos, me doy cuenta que son muchas más las cosas que nos unen y nos hermanan que aquello que nos divide. Nuestra alegría cobra especial relevancia en estos días, pues para nadie es un secreto que hemos vivido un proceso electoral terriblemente polarizado en donde en muchas ocasiones la agresión, el insulto y la intolerancia se han impuesto al intercambio de ideas. Cuando estamos celebrando, no nos importa si el que agita una bandera a nuestro lado apoya a un partido o a un candidato distinto al nuestro. Simplemente nos sentimos unidos por ser mexicanos. Ese es el clima que debería prevalecer después de las elecciones. Que aquello que nos une sea siempre más fuerte que nuestras diferencias. Yo no he dudado en expresar públicamente mi apoyo a uno de los candidatos presidenciales a quien otorgaré mi voto este domingo, pero más allá de mis preferencias, no olvido que lo más importante es el presente y el futuro del país en donde vivimos. Gane quien gane el 1 de julio, al día siguiente iniciaremos una nueva semana de trabajo en un país que nos pertenece a todos. En México viven nuestras familias; aquí está nuestro trabajo, nuestro sustento y nuestras esperanzas y gane quien gane la Presidencia de la República, los mexicanos debemos mantenernos unidos para salir victoriosos en esas grandes batallas que a todos nos atañen: recuperar la seguridad en nuestras calles; hacer de la transparencia y la rendición de cuentas una forma cotidiana de gobierno; emprender nuevos proyectos que generen desarrollo y derrama económica y ser más competitivos como país. La Selección Mexicana de futbol nos da motivos para celebrar, de la misma forma que cientos de niños y jóvenes bajacalifornianos nos han alegrado porque han puesto en alto el nombre de nuestra entidad en olimpiadas nacionales. De la misma forma podemos celebrar a esos cientos de emprendedores que materializan en forma exitosa una gran idea o podemos alegrarnos por el gran trabajo de tantas organizaciones ciudadanas que todos los días nos ponen un ejemplo de filantropía. Tenemos muchas razones para celebrar y poner en alto la bandera de México y también muchos retos que debemos enfrentar. En la cancha de futbol nos espera Suecia y seguramente algún rival complicado en octavos de final, de la misma forma que el nuevo gobierno, llegue quien llegue, deberá luchar con nuestro apoyo por la seguridad de nuestras familias y por seguir impulsando el desarrollo de México. Son más las cosas que nos unen y nos alegran como mexicanos. Mantengamos este buen ánimo y después del 1 de julio olvidemos nuestras diferencias y cerremos filas con nuestro país, pues en este equipo donde jugamos casi 130 millones de ciudadanos tenemos grandes retos que afrontar. * El autor es presidente del Consejo Coordinador Empresarial Tijuana.

Comentarios