No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas La Vuelta a BC

Apuntes

Por Ángel González

La Vuelta Ciclista a Baja California tuvo varias épocas, pero sin lugar a dudas, la mejor fue en los 80´s, cuando lograron rodarse ocho ediciones. Este evento lo promovía el licenciado Francisco Vallejo, cuando presidente de la Asociación Estatal de Ciclismo de Baja California y recordamos que en Tijuana tenía como meta el Palacio Municipal. Dejó de realizarse esta justa, hasta que la retomaron el ingeniero Jorge Arturo Valencia Roa, colombiano que tenía una maquiladora en Tijuana, el doctor José Juan Martínez Benedect y el estimado y recordado licenciado Aurelio Calva Flores, quien llegó a ser presidente de la Asociación Estatal. Ellos fueron quienes promovieron las últimas ocho ediciones del evento, las primeras costeando los gastos de sus bolsillos, abriendo las respectivas carteras. Calva Flores, quien después fuera Director de Asuntos Deportivos del Estado, durante la gestión del licenciado Xicoténcatl Leyva Mortera, nos invitó a participar desde la primera edición, apoyando en la cuestión de prensa. Esas primeras ediciones fueron durante fines de semana, llegando hasta Mexicali y a Ensenada, con meta volante en Tecate, pues por aquellos años, en el Pueblo Mágico no había mucha actividad deportiva, fuera del béisbol y chutale. Hasta cuatro o cinco personas se alojaban en los cuartos de hotel, las bebidas para hidratarse las proporcionaban Valencia Roa, Martínez Benedect y Calva Flores, comiendo lo que se podía, más bien para lo que alcanzaba. Pero llegaron los tiempos buenos, cuando hubo apoyo gubernamental y la Vuelta a Baja California ya duraba una semana, de domingo a domingo, tocando los cuatro municipios de Tijuana. En aquellos años, Rosarito aún era delegación de Tijuana, aunque por ahí se pasaba cuando era la etapa que tenía como meta final Ensenada. Había circuitos en Tijuana, al inicio y al final, sobre la Avenida Revolución, de la calle Nueve a la Tercera y miles aficionados viendo el paso de la caravana multicolor. En Mexicali, en el Centro Cívico, también se llegaron a rodar circuitos y Ensenada los hacían saliendo del puerto rumbo a San Quintín y retornando al puerto. Ya había etapas Tijuana-Mexicali, Mexicali-Tijuana, enfrentándose a La Rumorosa, que algunos pedalistas subían como si trajeran motor en sus jacas de acero. Tijuana-Ensenada es una etapa que llegaron a rodar por la ruta tradicional y retornando por Valle de las Palmas, para llegar hasta lo que ahora es el Boulevard Insurgentes, pero sin el intenso tráfico que hay en estos tiempos. Se convirtió en un evento internacional y entre los países que estuvieron representados, el seleccionado nacional de Cuba, con sus estrellas, lo mejor que tenían en aquellos años y Estados Unidos, con sus pedalistas estelares, los que se preparaban para participar en eventos internacionales. Entre ellos los hermanos Statina, Wayne y Dale, así como Davis Phinney, que ganaron medalla de oro en los Juegos Olímpicos que se llevaron a cabo en Los Ángeles. Los equipos profesionales agregaron en su calendario la Vuelta Ciclista a Baja California, como parte de su preparación para los grandes premios de Europa, Tour de Francia y el Giro de Italia. Cuando la justa estaba en su mejor momento, los profesionales viajaban de Baja California a Colorado, para participar en la Coors Classic, antes de emprender la aventura europea. Esos eventos no volverán, ya que el gobierno profiere apoyar otras actividades y ahora les cobran a los ciclistas por utilizar las vías, cuando antes se peleaban las corporaciones por ser parte de la logística. Un grupo de oficiales motorizados de Tijuana vigilaba la seguridad de los ciclistas en todas las etapas, incluso los circuitos que se hacían en Mexicali y Ensenada. Y también había participación de los oficiales de la Policía Federal de Caminos, durante los recorridos que se hacían sobre la carretera. En la próxima entrega apuntaremos sobre el auge que tuvo el ciclismo con estos eventos, pero por ahora, ya hemos terminado, por falta de espacio.

Comentarios