No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Zonkeys, de nuevo, el rey

Apuntes

Por Ángel González

Los Zonkeys de Tijuana necesitaron de seis partidos para despachar a los Halcones de Ciudad Obregón y alzarse con el título de la edición 2018 del Circuito de Baloncesto de la Costa del Pacífico. El triunfo de anoche fue el tercero de la serie final para los Zonkeys en su casa, el Auditorio de Tijuana, destronando a los Halcones, que dieron la gran pelea, pero finalmente no pudieron con la quinteta dirigida por James Penny Para llegar a estas instancias de la temporada, los Zonkeys fueron segundo lugar en la primera vuelta y cuarto en la segunda mitad, para clasificarse en la cuarta posición general del certamen. Abrieron la postemporada los Zonkeys ganando en seis partidos a los Caballeros de Culiacán, una de las franquicias más sólidas del Cibacopa y en la semifinal dieron cuenta de Náuticos de Mazatlán, en cinco juegos. En la final, Tijuana se impuso en los dos primeros juegos, los celebrados en el Auditorio, aunque los Halcones, haciendo valer su condición de local, ganaron los dos siguientes, empatando la serie. El triunfo que prácticamente definió la serie fue el conseguido por Tijuana en el quinto juego y regresaron al Auditorio y finiquitar la obra, alentados por los leales aficionados que nunca dejaron de apoyarlos. Tijuana es una franquicia que poco a poco fue creciendo en el Cibacopa, organización en la que hicieron su debut en el 2010, con una directiva que tenía como cabezas visibles a Nasser Milanés, actual presidente en Baja California de Ademeba y Mauricio Chávez, con el apoyo financiero de un inversionista de Nueva York. Por cierto, ese fue el único año, el del debut, cuando no lograron avanzar a postemporada, lo que es comprensible, pues en aquel entonces era una franquicia que se estaba armando. Del 2011 al 2013, todavía con el apoyo del inversionista de Nueva York, los Zonkeys llegaron hasta la ronda de semifinales, quedándose cortos en la conquista del tan ansiado título. Y es que el billete ya no fluía como al inicio y Omar Quintero, seleccionado nacional mexicano, jugaba el primer cuarto y ya no salía para el segundo, argumentando lesión, pero era por falta del pago por sus servicios en la cancha. La primera corona llegó en la temporada 2014, con Nasser y Mauricio, pero ya con el soporte económico de Rafael Carrillo Barrón, ganando en siete partidos a Caballeros de Culiacán, siendo el jugador más valioso James Penny, que fue quien guió a Zonkeys a la conquista de su tercer cetro, ya como coach.. Ya con Carrillo Barrón al frente de la franquicia, Zonkeys repitió título en el 2015, obteniendo el nombramiento de jugador más valioso Arim Solares, otro seleccionado nacional. Ángel González, quien jugara para los Potros de Tijuana en el circuito que antecedió al Cibacopa, fue el coach que dirigió a los Zonkeys en las temporadas donde lograron la corona. Se conservó en la dirección hasta el 2016, temporada en la que llegaron a semifinales, fase en la que sucumbieron ante los Rayos de Hermosillo, en seis partidos. En el 2017 tuvieron como coach a David Abramowitz, el tijuanense que en alguna ocasión fuera parte de los Aztecs de San Diego State en el básquetbol de la NCAA. Esa campaña, Zonkeys fue nuevamente a la postemporada, pero en la primera ronda fueron superados por los Rayos de Hermosillo, ya sin Arim en la cancha, ya que Solares prefirió enrolarse en el baloncesto de Chihuahua, un circuito de mucha calidad. Zonkeys es un conjunto que se ha distinguido por los muchos cambios de jugadores que realizan, pero Penny supo seleccionar a los que ayudarían a Tijuana a conseguir su tan ansiado tercer título. Contaron con Carlos Pérez, otro seleccionado mexicano, que antes de venir a Tijuana jugó para Soles de Mexicali en la Liga Nacional de Baloncesto Profesional, aunque no pudieron contar con él en la postemporada, ya que fue llamado a la escuadra azteca. Injusto sería señalar a algún jugador como clave para la obtención de la corona, todos cumplieron con su trabajo cuando fueron enviados a la duela, lo hicieron como equipo y el cetro es un premio al esfuerzo conjunto. Los aficionados felices por el cetro de Zonkeys, aunque los que vivieron la época romántica del deporte ráfaga guardan gratos recuerdos de los Dragones de Tijuana, aquel trabuco que dirigió Tony Delgado y que se coronaron en el Circuito Superior de Básquetbol. Era la década de los 70’s y los Dragones tenían en sus filas al seleccionado nacional Arturo Guerrero, el Mano Santa, que si hubiese jugado en la época actual, tendría juegos de cien puntos o más, pues hacía trizas a los rivales con sus tiros de larga distancia. También a Antonio Ayala, una garantía en las tablas, bravo como él solo el fortachón y Alejandro Rodríguez, el Tribilín, uno de los héroes del baloncesto tijuanense. En ese equipo también contaban con el talento local de Miguel Casabosh y Ernesto Gómez, el Mocho, Mike Contreras, de Los Angeles y los extranjeros Paul McKraquen y Marcelius Starks, de los mejores refuerzos que han llegado al baloncesto mexicano. Luis Fernando Wong, quien en algún ocasión dirigiera a la selección nacional, muy jovencito, formó parte del plantel de esos Dragones, que no ganaron más cetros, porque la devaluación desapareció el CSB. Ha tenido Tijuana otros equipos profesionales, pero así como han llegado, se han ido, sin dejar huella, como los Galgos de Tijuana y Cosmos, en la LNBP y antes, Dragones, en la Conferencia Nacional de Básquetbol Profesional, nada que ver con los del CSB. A esos hay que agregar los Dragones y Tazmania Devils, que jugaron en la ABA, casi siempre contra el mismo equipo, aunque llegaban con otros uniformes, pero los mismos elementos. Pero es momento de celebrar la tercera corona de Zonkeys de Tijuana en el Cibacopa, que tantas satisfacciones diera a sus aficionados, apapachados por la directiva, que seguido hacía promociones. Salud, campeones.

Comentarios