No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas El plebiscito, va

Águilas y serpientes

Por Rafael Liceaga

El pasado lunes 17 de septiembre, el Ayuntamiento de la ciudad tomó protesta al primer Consejo de Participación Ciudadana, luego de que el Tribunal de Justicia Electoral (TJE) emitiera una resolución, en diciembre del 2017, para que se procediera a su instalación. Según el comunicado oficial, “de acuerdo con el artículo 38 del Reglamento de Participación Ciudadana para el Municipio de Tijuana, este consejo tiene como función principal conocer de las solicitudes, la supervisión y vigilancia de la organización y el desarrollo de los procesos de plebiscito, referéndum y consulta de opinión, así como promover la cultura de la participación ciudadana”. En una sesión realizada en la sala de juntas de la presidencia, en Palacio Municipal, rindieron protesta de este Consejo Constituyente el secretario de Gobierno Leopoldo Guerrero, como secretario técnico del Consejo de Participación Ciudadana; María Concepción Castillo Rodríguez, representante del Instituto Estatal Electoral; y los consejeros ciudadanos Othón Casillas, rector de la Universidad Tecnológica de Tijuana; Gilberto Fimbres, presidente de la Coparmex; Rafael Liceaga, representante de organismos no gubernamentales; y Luis Fernando Vázquez Bayod, director de un prestigiado semanario. Además, cuatro regidores de distintas fracciones. A propuesta del presidente de Coparmex, el que esto escribe resultó electo por unanimidad de los cuatro ciudadanos como presidente del Consejo. El cargo es de trabajo para sacar adelante los procesos, totalmente ciudadanizados, sin políticas ni partidos. La función inmediata y específica de este nuevo consejo será el de ver la viabilidad de desarrollar plebiscitos para llevar a consulta pública los temas de la concesión de las luminarias, el aumento del costo en el transporte público, el arrendamiento de camiones de basura y patrullas, más otros que se presenten. El Consejo decidirá si proceden y, en su caso, si pueden llevarse a cabo y cómo sucedería eso. La constitución del Consejo estaba contemplada desde hace más de diez años. ¿Por qué no se había hecho?, sería cosa de preguntarle a todos los ayuntamientos anteriores. El caso es que, por lo que se quiera y mande, ya está ahora en funciones y listo para actuar. La intención es que todo salga bien y los esfuerzos sean exitosos. El fin primordial de todo este empeño es la integración de la ciudadanía en el proceso de decisiones del gobierno. Implica que los ciudadanos ejerzan sus derechos civiles, sociales y políticos. La participación ciudadana contribuye a mejorar no solo la labor que realizamos todos como comunidad, sino la vida real de las personas. Hoy en Tijuana, se da un gran paso a la participación efectiva en materia de consulta, poniendo nuestra parte para el vínculo entre sociedad y Estado. La constitución del Consejo ya es un logro y un avance para que sociedad y gobierno trabajemos en corresponsabilidad. Los ciudadanos sabemos que podemos ayudar a resolver los problemas y queremos hacerlo. Hoy avanzamos en la cohesión social, ya que se mostrará la voluntad de los ciudadanos para hacer las cosas y hacerlas bien, legitimando las voluntades individuales. * El autor es asesor administrativo, presidente de Tijuana Opina y Coordinador de Tijuana en Movimiento.

Comentarios