Columnas Una mañana política

Agua Caliente

Por

Buena convocatoria tuvo el desayuno mensual de la Coparmex Tijuana con el analista político Leo Zuckermann como invitado especial. Durante el mensaje de apertura, luego de la intervención de las empresas patrocinadoras del mismo, Gilberto Fimbres, presidente de la Coparmex, habló de la importancia de la participación ciudadana. Explicó como esta confederación se encuentra reuniendo firmas a nivel nacional para impulsar la reforma al Artículo 102 Constitucional y promover la creación de una Fiscalía independiente. “La meta de Coparmex es juntar más de 110 mil firmas a nivel nacional para poder presentar esta iniciativa ciudadana con la que podremos evitar más casos como el de la famosa Casa Blanca, la liberación de Elba Esther Gordillo o la posible liberación de Javier Duarte”, dijo. Por cierto, en una de esas el empresario en lugar de decir Coparmex, dijo Calimax, lo que causó que bromeara con que lo traicionó el subconsciente. Por su parte, Zuckermann hizo un análisis del panorama político del País, luego de conocerse cómo quedaron las dos cámaras del Congreso de la Unión y cómo quedo en materia política la distribución del poder. Hizo alusión a que en Morena “cachan de todo” refiriéndose a políticos de otros partidos y hasta deportistas y gente de la farándula. Explicó cómo Andrés Manuel López Obrador estará dando fuerza a los delegados estatales, quienes dijo después serán los que buscarán ser los gobernadores. Mencionó al de BC, Jaime Bonilla, y que de seguro él sería el próximo gobernador, algo que en la sesión de preguntas y respuestas le aclararon que no será así y le explicaron que porque la próxima elección para gobernador será solo para estar en el puesto por dos años. Mal sabor "Con el sabor amargo de mi derrota me voy cantando…", ah, no. La historia que a continuación se menciona nada tiene que ver con la interpretación que hiciera famoso grupo cachanilla de Los Muecas, pero su título sí, y mucho, con la imprudente participación de un par de políticos que, sin ser invitados, eso dicen, cayeron por sorpresa al festejo del líder de la CTM el pasado miércoles en la ciudad de Tijuana. Y es que, como dice la canción, después de su nada grata presencia, ambos personajes tuvieron que salir, como popularmente se dice, con la cola entre las patas, ante lo incómodo de sus comentarios y sobre todo porque no eran precisamente los más indicados para hablar públicamente y en plan crítico sobre honestidad, lealtad y compromiso. Testigos del convivio señalan que el ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, llegó a la reunión acompañado del exdirigente del PRI y ex diputado local, René Mendívil Acosta, arrebatando literalmente la palabra y tratando de imponer sus puntos de vista entre los comensales, culpando de todos los males del PRI al presidente Enrique Peña Nieto y a Claudia Ruiz Massieu, actual dirigente nacional del tricolor. Independientemente de que tuvieran o no razón, la arrogante participación del no menos cuestionado ex gobernador oaxaqueño, dejó un sabor amargo entre los invitados que incluso generó el reclamo airado del ex diputado local, federal y del PRI estatal, entre muchos otros ex, Chris López. Naturalmente que la mayoría coincidió con el ahijado de Manlio Fabio Beltrones a quien también le reclamaron que se le haya pasado decirle colero y malagradecido.

Comentarios