Columnas Topar con pared

Agua Caliente

Por

Del dicho al hecho hay largo trecho, reza un conocido refrán, que traducido podría interpretarse como es más fácil hacer una promesa que poder darle cumplimiento. Y este es el caso de la promesa del hoy virtual Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, fundador del partido Morena, quien ha prometido que cuando asuma la primera magistratura del país ningún funcionario de la administración pública tendrá un salario mayor al de él, que ha dicho será menos de la mitad y sin compensaciones de lo que actualmente recibe el presidente Peña Nieto, que son unos 218 mil pesos mensuales. Pero ese ofrecimiento realizado desde cuando era candidato y ya como virtual Presidente, ha encendido las alarmas en diferentes sectores de la administración, porque sacando cuentas y por lo que ha dicho AMLO, quizá su salario como Presidente de la República quedaría en alrededor de 100 mil pesos. Uno de esos sectores donde andan preocupados es el Poder Judicial de la Federación, donde firma como presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal el ministro Luis María Aguilar Morales. Se debe recordar que en Poder Judicial Federal tiene los salarios más generosos para Ministros de la SCJN, Consejeros de la Judicatura Federal, Magistrados de Tribunales Colegiados de Circuito, Magistrados Unitarios y Jueces de Distrito. Pues bien, por ese motivo, los coordinadores de Jueces de Distrito y Magistrados de Circuito tenían programada una reunión con el ministro presidente Luis María Aguilar Morales. El motivo de la reunión, según el oficio firmado por Héctor Vázquez Ferzuli, Juez Decimosexto y Coordinaror de Jueces de Distrito de Procesos Penales Federales en la Ciudad de México, era el siguiente: "A efecto de saber cuál será la postura frente a las intenciones del virtual Presidente electo en cuanto a los salarios, compensaciones y prestaciones, por lo que, de tener alguna petición relacionada con esos puntos, se les solicita la hagan llegar por esta vía lo antes posible". Sobra decir que la promesa de AMLO de bajar los sueldos ha causado revuelo, no nada más en el Poder Judicial de la Federación, sino en toda la administración pública, porque nadie va a querer que le toquen el bolsillo, mucho menos Jueces Federales, Magistrados, Ministros y Consejeros de la Judicatura, donde los salarios mensuales son de seis dígitos. Uno de los problemas para que el virtual Presidente pueda cumplir esa promesa de campaña, es que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos prohíbe disminuir los salarios que, por cierto, son irrenunciables. Así que para poder cumplir una promesa del tamaño de bajar los salarios a los funcionarios públicos a lo largo y ancho del país, la única manera sería reformar la Constitución aprovechando la mayoría de Morena en el Congreso y seduciendo a algunos legisladores para lograr la mayoría calificada, que les permitiría meterla mano. La promesa de bajar los salarios suena popular, pero no es tan sencillo como parece, no se puede hacer de un plumazo. De esta manera, aún cuando AMLO aún ni siquiera recibe la constancia de mayoría que lo acredite como Presidente electo, algunas de sus promesas ya empiezan a topar con pared. ¿Salida “digna”? La senadora electa por Baja California, Alejandra León Gastélum, parece que ya dio por hecha su salida de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), luego de que anunciara en sus redes sociales que aceptaba la invitación del PT para pertenecer a su bancada en el Senado. La Senadora Electa, a través de su cuenta de Facebook, informó que ella no estaba en la bancada de Morena sino en la del casi extinto Partido Encuentro Social, el cual se encuentra en proceso de perder el registro nacional, motivo por el cual decidió aceptar la propuesta de Alejandro González Yáñez, coordinador de la bancada al Senado del Partido del Trabajo. Comentan algunos integrantes de Morena en Mexicali, que el vocabulario expresado en el video por la ahora Senadora electa es habitual en ella, ya que en alguna ocasión durante una de las disputas entre los morenistas de Mexicali con la gente de Jaime Bonilla, fue precisamente Alejandra León quien con un amplio repertorio de groserías corría a los entonces llamados disidentes de Morena. Aunque la comisión de Honor y Justicia de Morena aún no determina que pasará en el caso de Alejandra León, parece que ella ya tomó una determinación de pertenecer a otro de los partidos en los que iba en coalición.

Comentarios