No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

Quieren recuperar el tiempo perdido

Joselinne y Nadia ya tienen la confirmación de lo que, dicen, saben desde que se vieron por primera vez: Son hermanas.

Avatar del

Por Gamaliel González

Ahora las hermanas planean visitarse en Navidad y pasar juntas las vacaciones de verano, para que los dos hijos de Nadia jueguen con el único hijo de Josseline y crezcan como los primos que son.(Gamaliel González)

Ahora las hermanas planean visitarse en Navidad y pasar juntas las vacaciones de verano, para que los dos hijos de Nadia jueguen con el único hijo de Josseline y crezcan como los primos que son. | Gamaliel González

HERMOSILLO, Sonora.- Gracias a una prueba de ADN, Joselinne Poleth Encinas Durán, de 25 años de edad, ya tiene la seguridad de que Nadia Castillo, de 26, es su hermana de sangre.

Y es que los resultados de la prueba que se realizó Joselinne, quien ya intuía su relación consanguínea debido al gran parecido físico que guarda con Nadia, confirmó el parentesco.

Ahora, comentaron, quieren encontrar a sus dos hermanas menores: Una de nombre Anita, que saben que fue adoptada, y otra identificada como María Luisa.

Nadia explicó que vive con su abuela materna y que conoce a su progenitora, por lo que desde que se enteró que tenía más hermanas empezó a revisar fotos familiares para dar con ellas.


Josseline, por su parte, inició su búsqueda a mediados de junio; después de acercarse a varias familias que también buscaban, entró en contacto con Nadia Castillo, quien dice que ella no necesitaba una prueba de ADN, pues desde que vio por primera vez la foto que Josseline compartió de cuando era pequeña, supo que se trataba de una sus hermanas.

"De hecho nos conocimos antes de la prueba de ADN, no aguantamos la incógnita de tanto parecido. Yo empecé a indagar en su Facebook: Todas sus fotos haz de cuenta que era yo, toda mi cara, su gesto...", dijo la mayor de las hermanas.
 

SÍGUENOS EN NUESTRO PERFIL DE GOOGLE NEWS Y MANTENTE AL DÍA

EL ENCUENTRO

Nadia recordó que la primera vez que se vieron fue en Empalme, donde vive Josseline, y que le llevaba un pollo rostizado, mismo que terminó tirando al suelo para darle un abrazo a quien, aseguró, de inmediato supo que era su hermana.

La prueba de ADN que se realizó Josseline, detalló Nadia, fue con su mamá biológica por recomendación de la genetista, aunque aún no la conoce en persona.

En esta nota

Comentarios