No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

Busca Natalia a sus padres biológicos

Su madre biológica trabajaba como empleada doméstica en la Ciudad de México, tenía dos hijos más y sus patrones no le permitieron tener otro hijo, por lo que coordinaron una adopción con una pareja de Hermosillo.

Avatar del

Por Tanya Vásquez

Su madre biológica trabajaba como empleada doméstica en la Ciudad de México, tenía dos hijos más y sus patrones no le permitieron tener otro hijo, por lo que coordinaron una adopción con una pareja de Hermosillo.

Su madre biológica trabajaba como empleada doméstica en la Ciudad de México, tenía dos hijos más y sus patrones no le permitieron tener otro hijo, por lo que coordinaron una adopción con una pareja de Hermosillo.

HERMOSILLO.-Aunque para la mayoría todavía es un tema tabú hablar de la adopción, para Natalia Valencia Corral, contar su propia historia es necesario para que más personas comiencen a hablar del tema.

Natalia tiene 33 años, y desde que lo recuerda siempre supo que era hija por adopción, pero apenas hace unos cuantos años comenzó a contar su historia y hoy busca a sus padres biológicos.

Su madre biológica trabajaba como empleada doméstica en la Ciudad de México, tenía dos hijos más y sus patrones no le permitieron tener otro hijo, por lo que coordinaron una adopción con una pareja de Hermosillo.

Mis papás no podían tener hijos y ya habían adoptado a un niño, mi hermano me lleva diez años, pero querían otro y por unos conocidos conocieron a mi mama biológica. Mi mamá fue a recogerme al hospital de Ciudad de México en cuanto nací y nunca supo nada más”, platicó.

Los padres de Natalia siempre le dijeron sobre su adopción. Foto: Especial
Los padres de Natalia siempre le dijeron sobre su adopción. Foto: Especial

Pero nunca hubo un registro de adopción, sus padres la registraron y no supieron el nombre de la madre biológica ni el del hospital.

Los padres de Natalia siempre le dijeron sobre su adopción y aunque ella pensaba que no le afectaba, comenzó a darse cuenta que necesitaba hablarlo y después de estudiar un posgrado en Ciencias Sociales en Holanda, en ese país se dio cuenta que el tema era muy popular y necesitaba hablarlo y sobre todo conocer las historias de padres por adopción, de hijos por adopción y de madres que dan a sus hijos en adopción.

“En un momento tenía problemas y me empecé a dar cuenta que eran cosas relacionadas a mi adopción, como de identidad que no me parecía a nadie de mis familia, que no tenía los mismos gustos o algunas cosas que son genéticamente heredaras”, comentó.

Por 20 años pensó que su mamá biológica había fallecido en el parto. Foto: Especial
Por 20 años pensó que su mamá biológica había fallecido en el parto. Foto: Especial

Además las dudas surgieron, por 20 años pensó que su mamá biológica había fallecido en el parto y cuando se enteró que no, comenzó la búsqueda de ella, aunque información sobre su nacimiento tiene muy poca.

En busca de sus orígenes

Natalia es miembro de un grupo llamado Orígenes donde a través de redes sociales hijos por adopción cuentan su historia, pero en Sonora apenas conoce cuatro casos y quisiera conocer más.

Sobre todo de padres que tienen niños por adopción, para platicar con ellos y explicarles, desde su experiencia e historia de vida, cómo pueden sentirse ellos.

Natalia tiene poca información de sus orígenes, pero está en la búsqueda de poder encontrar a su mamá biológica, aunque lo único que sabe es que nació en un hospital de Ciudad de México el 9 de julio de 1987 y su madre era empleada doméstica.

A través de Facebook comenzó a buscar a su familia y creó la página “La búsqueda de Natalia”, donde ha compartido la poca información que tiene con la esperanza de poder encontrar a su madre biologica.

Hablar de adopción, proceso difícil 

Por muchos años hablar de su adopción fue un tema doloroso en su familia, pero al conocer la historia de otros hijos por adopción comenzó a poder hablarlo, llevaron terapia y ahora Natalia tiene muchas razones para hablar de ello, sobre todo para conocer la historia de otros que al igual que ella vivieron una adopción.

“Todo mundo habla de adopción, creo yo que no hay mejor persona para hablar que los que somos hijos por adopción. Tengo muchas razones para hablar de ello, para que niños que están creciendo que sepan que no está mal de hablar de la adopción, que no se sientan mal o diferentes, sino que es otra forma de ser familia”, resaltó.

A través de Facebook comenzó a buscar a su familia y creó la página “La búsqueda de Natalia”. Foto: Especial
A través de Facebook comenzó a buscar a su familia y creó la página “La búsqueda de Natalia”. Foto: Especial

La adopción en México aún es un tema tabú, agregó, incluso se utiliza como insulto entre hermanos, pero se necesita hablar de ello, sobre todo lo que pasa para que se dé una adopción y cómo se sienten los hijos por adopción.

También las madres que dan a sus hijos en adopción, que estén enteradas que si esa es su decisión lo hagan de una forma informada, que sepan cuáles serán las consecuencias en su hijo y que deje una carta donde se despida del niño o la niña.

Natalia comentó que la madre debería dejar escrito si quiere en algún momento conocer a su hijo, y que haya una especie de cierre para esa persona que en algún momento va a tener el deseo de buscarla, pues recalcó “es muy feo crecer con dudas del por qué”.

Natalia estudio Sicología en la Universidad de Sonora, una maestría en Ciencias Sociales y actualmente estudia un doctorado en Ciencias Sociales, estuvo un año en Holanda como parte de sus estudios y actualmente trabaja en un Usaer.

Su tesis doctoral es sobre el bienestar de los niños que viven en casas hogares y también trabaja como voluntaria en Casa Guadalupe Libre y con un grupo llamado Gale que ayuda a jóvenes que al cumplir 18 años y salen de casas hogares, buscan trabajo y establecerse en la vida.

Como parte de este trabajo ha conocido la situación de niños en casas hogares y considera que hacen falta políticas públicas para que las familias no se separen, pues la mayoría de casos de niños que son dados en adopción son por cuestiones económicas como casos como falta de trabajo, dificultades para conseguir alimento o vivienda y el Estado debería garantizar eso.

La adopción en México aún es un tema tabú, agregó, incluso se utiliza como insulto entre hermanos. Foto: Especial
La adopción en México aún es un tema tabú, agregó, incluso se utiliza como insulto entre hermanos. Foto: Especial

“Muchos creen que por ser hija por adopción son “pro adopción” pero no, y no es que esté en contra de la adopción, soy de la idea de que la familia este junta, que se haga todo lo posible para que la familia este junta y sea la familia de origen, primero que nada, porque la separación de un hijo de la mamá es un evento traumático.

Hay muchos niños en casas hogares que no son bebés y que también tienen derecho a una familia, que crecieron en una casa hogar porque no se les dio el seguimiento adecuado, creo que se deben crear más políticas públicas para que se apoye a las familias y no tengan que separarse”, aseveró.

En esta nota
  • Adopción en México

Comentarios