No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

Masacre en Bavispe, a un mes de los hechos

La FGR tiene ahora la indagatoria que se inició por el asesinato de tres mujeres y seis niños. 

Avatar del

Por Shaila Rosagel

Masacre en Bavispe, a un mes de los hechos(Banco Digital)

Masacre en Bavispe, a un mes de los hechos | Banco Digital

CIUDAD DE MÉXICO.- A un mes de la masacre de 3 mujeres y 6 niños de las familias LeBarón y Langford en Bavispe, Sonora, la Fiscalía General de la República (FGR) atrajo en su totalidad la investigación que se lleva en completo sigilo y que ha colocado el problema de la inseguridad en México en la mira del mundo y en especial, de Estados Unidos.

Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, anunció ayer que la Federación atrajo el caso, debido a que las fiscalías de los estados carecen de todo lo necesario para llevarlo.

Lo que se sabe, a un mes de la masacre, es que hay tres detenidos y que los avances que envuelven el caso son tan delicados que antier Julián LeBarón declaró a los medios que salieron contentos de la reunión sostenida en Palacio Nacional con el presidente Andrés Manuel López Obrador, pero que la información que recibieron es "peligroso para nosotros mismos".

"Estamos contentos de los avances de la investigación, pero sí está a medias, y no nos vamos a meter. Estamos contentos porque no nos dieron atole con el dedo, pero no podemos expresarlo, está peligroso para nosotros mismos", destacó.

En la víspera del primer mes de los hechos, López Obrador no hizo ninguna declaración sobre la investigación en torno a una masacre que involucra a una comunidad binacional en donde Estados Unidos ha enviado a México a agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) para colaborar en las investigaciones.

Pero las familias afectadas han permanecido en las Ciudad de México desde el domingo 1 de diciembre, cuando participaron en la marcha "Anti Amlo", han sostenido reuniones con el Presidente de la República, el gabinete de seguridad, la cancillería y senadores para exigir justicia.

EN EL OJO INTERNACIONAL

Era un camino de terracería que las familias transitaban con frecuencia, pero, según la cronología que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) dio a conocer el 6 de noviembre, una de las camionetas, una Tahoe, fue emboscada a las 09:40 horas. Ahí empezó el horror.

La camioneta donde viajaban una madre y sus cuatro niños, dos de ellos unos gemelos de meses de nacidos, se incendió cuando las balas de procedencia norteamericana (por los casquillos encontrados) impactaron el tanque de gasolina y la familia se calcinó hasta las cenizas.

A las 11:00 horas fueron emboscadas dos camionetas suburban en donde viajaban dos mujeres y 10 niños. Las dos madres fueron asesinadas y dos menores más; el resto de los niños huyó hacia los arbustos para sobrevivir, algunos de ellos heridos de bala en distintas partes de sus cuerpos.

LO QUE HAN DICHO LAS AUTORIDADES

Homero Mendoza Ruiz, jefe del Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), dijo que el ataque no fue una agresión directa, porque "el tipo de vehículos que utilizaron (las familias) son comunes de verse en la zona de la sierra, como vehículos en los que trasladan con regularidad los delincuentes del crimen organizado, vehículos como tipo suburban".

Además, reveló, en la segunda agresión los sicarios que dispararon contra los ocupantes de las suburban dejaron ir a los menores.

"Luego entonces podríamos establecer alguna premisa que no fue una agresión directa", dijo.

La hipótesis del Gobierno federal no convenció a los familiares de las víctimas, quienes aseguraron que la agresión no se trató de una confusión, pues uno de los sobrevivientes habría dicho que una de las madres salió de la camioneta y alzó los brazos para que no les dispararan, pero aún así los sicarios la acribillaron.

CÁRTELES COMO TERRORISTAS

La petición fue calificada por el Gobierno mexicano como "inconveniente e innecesario", pero Donald Trump declaró en una entrevista que los narcotraficantes mexicanos serían considerados como terroristas, medida que le permitiría a Estados Unidos intervenir en fuerzas armadas en México.

López Obrador afirmó que "no hay nada que temer", pues México no permitiría la intervención armada de ningún país extranjero. Pero el tema aún está en el aire y el canciller Marcelo Ebrard anunció una reunión para esta semana con William Barr, procurador de Estados Unidos, para tratar el asunto.

En esta nota

Comentarios