No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

Empate ante el Tapatío deja sabor agridulce a Gabriel Pereyra

El DT de Cimarrones de Sonora afirmó que quería regalarle un triunfo a la afición hermosillense

Avatar del

Por Kevin González

El técnico argentino dirige su tercer torneo en Cimarrones.(Cortesía)

El técnico argentino dirige su tercer torneo en Cimarrones. | Cortesía

Con un sabor agridulce tras no conseguir la victoria, pero contento por el funcionamiento de su equipo, es como se dijo el DT de Cimarrones, Gabriel Pereyra, tras igualar sin goles frente al Tapatío en el arranque del nuevo torneo de la Liga Expansión MX.

El encuentro celebrado el martes por la noche en el Estadio Héroe de Nacozari fue el primero del estratega donde pudo contar con público en Hermosillo, sin embargo no pudo presentarse ante la afición consiguiendo los tres puntos en casa.

“En cuanto a la generación de juego, ha sido muy bueno, he visto a un equipo que ha trabajado muy bien, muy ofensivo, generando por distintos medios. Desgraciadamente no pudimos vulnerar, no pudimos obtener una victoria, que era algo fundamental para este inicio de torneo, más sabiendo que nosotros somos un equipo muy fuerte de local.

“Nosotros queríamos ofrecerle a nuestra afición, que pudo venir al estadio hoy (martes), una victoria y completar una linda noche acá en el Héroe; pero yo creo que en el inicio del torneo lo que tienes que priorizar es cómo está tu equipo”, comentó.

 

Aunque fue el equipo que creó mayores oportunidades de gol, e incluso erró un penal, Cimarrones no pudo hacer valer su localía para imponerse al conjunto jalisciense, que presentó una férrea versión de sí mismo y acabó llevándose cinco tarjetas amarillas.

“Decía mi abuela que ‘cuando te pegan es porque no te pueden parar, así que no te enojes, disfruta de eso’; yo lo veo por ese lado. Cuando ellos empezaron a cortar demasiado el juego, a cargarse de amarillas era porque mi equipo estaba jugando bien, estaba siendo superior.

“Lo único que me preocupaba, más allá de hacerle ver al árbitro que ya era por sistema y no faltas esporádicas, era que los jugadores siguieran manteniendo la confianza, la agresividad, y que siguieran cargando con fuerza, porque lo estábamos haciendo muy bien”, expuso el técnico argentino.

En esta nota

Comentarios