No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Nogales

Viajan 21 horas para reencontrarse con su hijo… a través del muro

Adelaida y Servando se trasladaron de Zacatecas a Nogales para ver a Rodrigo por el cerco; “valen la pena los sacrificios”, aseguró la madre.

Avatar del

Por Manuel Jiménez

Adelaida y Servando viajaron más de 20 horas desde Zacatecas hasta Nogales para reencontrarse con Rodrigo, quien no puede salir de Estados Unidos.

Adelaida y Servando viajaron más de 20 horas desde Zacatecas hasta Nogales para reencontrarse con Rodrigo, quien no puede salir de Estados Unidos.

NOGALES, Sonora.- Aun en plena contingencia son posibles los reencuentros. Una pareja de esposos viajó alrededor de 21 horas en autobús, desde Zacatecas a Nogales, para reunirse con su hijo luego de casi cinco años de no verlo en persona.

La particularidad del encuentro es que no sólo el Covid-19 les impidió abrazarse, sino también el muro internacional entre México y Estados Unidos, pues Rodrigo, de 26 años, radica en aquel país y por el momento no puede cruzar al lado mexicano.

Aunque no los pueda abrazar ni darles un beso, me siento muy agradecido, muy bendecido, gracias a Dios por poder tenerlos cerca, y a gozarlo porque el tiempo se pasa rápido”, expresó el joven desde territorio estadounidense.

Adelaida López y Servando González compartieron que hicieron tres horas de viaje desde su hogar, en Mazapil, Zacatecas, a Torreón, y de ahí necesitaron 18 horas más para trasladarse en camión a Nogales para ver a su amado hijo.

El joven trabaja en construcción en Phoenix, Arizona, y su situación migratoria no le permite regresar a México. Por ello, planeó encontrarse con sus padres en los límites de la línea internacional de Nogales, para pasar unas cuantas horas juntos.

Rodrigo y sus padres no pudieron abrazarse porque los separaba el muro, pero estuvieron juntos durante algunas horas para ponerse al día.

“LO TOQUÉ CON LOS DEDOS”

La mamá, con lágrimas en los ojos, se mostró emocionada de volver a mirar a su querido hijo, y a pesar de no poder darle un abrazo, se dijo bendecida por la oportunidad de poder verlo nuevamente tras cinco años.

Dios nos permitió verlo a través de estos muros después de casi cinco años, lo malo es que no puedo abrazarlo y llenarlo de besos, pero aunque sea lo toqué con los dedos y me siento muy feliz de encontrarme con mi hijo”, externó la madre.

Ella y su esposo se sentaron un momento junto al muro, desde el lado de México. Llevaban pocas pertenencias, pues viajaron exclusivamente para ver a Rodrigo.

“Valen la pena los sacrificios que hace uno por los hijos, este momento es algo maravilloso, gracias a Dios estoy feliz de saber que está bien y sólo le repito que lo amo con todo mi corazón”, comentó Adelaida.

NO ES IGUAL POR LLAMADA

Rodrigo, más que feliz por reunirse de nuevo con sus papás, dijo que no ha dejado de estar en contacto con ellos por llamadas y mensajes, pero que ninguna sensación se compara con la emoción de verlos en persona.

“No es la misma sufrir juntos que separados, y en estos años han pasado muchas cosas pero así es la vida, yo estoy trabajando para tratar de salir adelante y ayudar a mis papás, y espero pronto arreglar los papeles para cruzar a México y abrazarlos”, añadió.

Los años que tiene trabajando en Estados Unidos, refirió, han sido difíciles por estar lejos de sus seres queridos y por lo pesado que es la labor en la construcción, pero lo ve como una oportunidad de ayudar a sus papás económicamente.

Los esposos Adelaida y Servando señalaron que viajaron a Nogales sólo para ver a Rodrigo y estarían en esa ciudad hasta las 14:00 horas de ayer, pues ya tenían programado su regreso en camión a Zacatecas.

En esta nota
  • Migrantes

Comentarios