Nogales

Sueños de libertad impulsan a internas a salir adelante

Trabajan duro en el Cereso Femenil de Nogales mientras se reincorporan a la sociedad.

Avatar del

Por Manuel Jiménez

1/6
Las internas del Cereso Femenil de Nogales trabajan con una maquila en la elaboración de piezas para saxofón que son llevadas a varios países.(Manuel Jiménez)

Las internas del Cereso Femenil de Nogales trabajan con una maquila en la elaboración de piezas para saxofón que son llevadas a varios países. | Manuel Jiménez

De alta calidad está considerado el trabajo que realizan para la maquiladora Prestini.(Manuel Jiménez)

De alta calidad está considerado el trabajo que realizan para la maquiladora Prestini. | Manuel Jiménez

Piñatas para vender de diferentes figuras realizan al interior del Cereso.(Manuel Jiménez)

Piñatas para vender de diferentes figuras realizan al interior del Cereso. | Manuel Jiménez

Las internas comparten los quehaceres en el Cereso Femenil.(Manuel Jiménez)

Las internas comparten los quehaceres en el Cereso Femenil. | Manuel Jiménez

Floreros decorados y diferentes adornos elaboran las mujeres que estén privadas de su libertad.(Manuel Jiménez)

Floreros decorados y diferentes adornos elaboran las mujeres que estén privadas de su libertad. | Manuel Jiménez

Estas son algunas artesanías que realizan.(Manuel Jiménez)

Estas son algunas artesanías que realizan. | Manuel Jiménez

NOGALES, Sonora.- Esperanza, sueños y sobre todo el deseo infinito de encontrarse en libertad con sus seres queridos mantienen las 76 internas del Cereso Femenil, donde se realizan actividades y se fabrican componentes de exportación.

Guadalupe Chiapa Martínez, directora del Centro de Reinserción Femenil de Nogales, indicó que en la institución se ofrecen talleres de manualidades, educación escolar, trabajo de maquiladora y varias actividades más.

"Contamos con un taller de enfermería por parte de Cecati 118, donde 40 internas están inscritas en ese programa, igual damos alfabetización con estudios de primaria, secundaria y preparatoria.

"Estamos muy contentas, tenemos un convenio con la Universidad de Sonora (Unison) y en estos momentos están inscritas dos de nuestras internas, que desde hace un año estudian la universidad en la carrera de Derecho", dijo

Las mujeres privadas de la libertad reciben de manera permanente terapias de Sicología, pláticas informativas de sanación y jornadas de salud, así como de diversos talleres que brindan varias instituciones.

Por parte de la Secretaría de Salud, se brinda el taller de Fomento a las relaciones Interpersonales, alimentación saludable, factores de riesgo del VIH, técnicas de higiene personal y prevención de enfermedades, entre otras.

Las mujeres también cuentan con instructores para practicar basquetbol, futbol, cachibol, tochito, box y lucha libre y compiten con ligas municipales y dan funciones en el exterior como parte de su reinserción social.

 

Alta manufactura

El Cereso Femenil tiene convenio también con la maquiladora estadounidense Prestini, donde las mujeres internas son catalogadas de altísima calidad para fabricar componentes de aparatos musicales.

Cada cuatro días abastecen de 30 mil piezas de tapones para saxofón de diferentes tamaños que son exportados a Rusia, Italia, Japón, China y otros países del mundo, así como a las principales ciudades de Estados Unidos.

Entre las actividades en las que se capacitan está la serigrafía, la costura, impresiones en tela, fotografía, bisutería, manualidades en macramé, elaboración de alcancías y piñatas, entre otros.

En el reclusorio para mujeres hay personas privadas de la libertad con talento en diferentes actividades artísticas como María, de 43 años, que dibuja y realiza pinturas en óleo para venderlas.

En el lugar se fabrican bolsos para mujeres, joyería artesanal, arreglos florales, adornos para las viviendas y diferentes accesorios como parte de la terapia ocupacional, donde las mujeres se ocupan y ganan dinero.

De manera diaria en el Cereso Femenil son visitadas por diversas instituciones que ofrecen pláticas motivacionales y de prevención, así como de atención para ayudar en los conflictos emocionales de las internas.

Estas organizan con frecuencia albercadas, celebraciones con alimentos en fechas especiales y reciben la visita de sus familiares los días miércoles de cada semana como parte de sus beneficios.

 

Su gran ilusión

Ivana, de 30 años de edad, tiene seis años privada de su libertad y enfrenta una sentencia de 25 años de prisión, pero su sueño permanente es reencontrarse en libertad con sus dos pequeños hijos.

"Me dieron una sentencia de 25 años de prisión, voy a cumplir seis años internada en el mes de julio y estoy en apelación en un recurso del amparo para ver si pueden bajarme la sentencia, es lo que estoy esperando.
 

Es difícil porque muchas veces pasan cosas y la verdad la cárcel no es estar encerrados sino lo que pasa, situaciones por ejemplo el fallecimiento de un ser querido y no poder estar con la familia, es muy duro", mencionó.

La mujer de 30 años de edad fue detenida en Caborca, Sonora de ahí fue trasladada al Cereso Femenil de Hermosillo y posteriormente a la ciudad de Nogales, donde dice es más soportable el encierro por las diferentes actividades que realiza.

"Me gusta más estar aquí en Nogales porque hay maneras para trabajar, hay fábrica, se presta para los aseos en la cocina, en los pabellones y hay manera de ganar dinero y a pesar de estar encerradas el tiempo se nos pasa más rápido al estar trabajando.

"Mi sueño de vida son mis hijos, tengo dos niños y quiero salir de aquí para estar con ellos, yo soy estilista y mi propósito es salir de aquí para formar mi negocio y echarle ganas con la familia", concluyó.

En esta nota
  • Cereso Femenil de Nogales

Comentarios