No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Vaqueros sonorenses son unos ases para hacer tortillas sobaqueras

Los dos hermanos, oriundos de Nácori Chico, llegaron hace unos meses a la ciudad en busca de mejores oportunidades.

Avatar del

Por Anahí Velásquez

1/7
Los hermanos Valenzuela Salas cocinaban poco más de 700 tortillas todos los días.(Anahí Velásquez)

Los hermanos Valenzuela Salas cocinaban poco más de 700 tortillas todos los días. | Anahí Velásquez

Silvia Salas Encinas y Luis Valenzuela Holguín enseñaron a sus hijos a hacer tortillas de harina, entre otras cosas.(Teodoro Borbón)

Silvia Salas Encinas y Luis Valenzuela Holguín enseñaron a sus hijos a hacer tortillas de harina, entre otras cosas. | Teodoro Borbón

Para ellos no tiene nada extraordinario el que hagan tortillas de harina, pues aprendieron a hacerlas desde niños.(Anahí Velásquez)

Para ellos no tiene nada extraordinario el que hagan tortillas de harina, pues aprendieron a hacerlas desde niños. | Anahí Velásquez

Los hermanos aprendieron de sus papás, en su natal Nácori Chico, a trabajar en el campo y también a hacer tortillas.(Anahí Velásquez)

Los hermanos aprendieron de sus papás, en su natal Nácori Chico, a trabajar en el campo y también a hacer tortillas. | Anahí Velásquez

Con un estilo muy particular Ángel Valenzuela le da vuelta a la enorme tortilla para estirarla.(Anahí Velásquez)

Con un estilo muy particular Ángel Valenzuela le da vuelta a la enorme tortilla para estirarla. | Anahí Velásquez

Luis Armando, de 35 años, señala que no sólo saben hacer tortillas, sino todo tipo de labores del campo.(Anahí Velásquez)

Luis Armando, de 35 años, señala que no sólo saben hacer tortillas, sino todo tipo de labores del campo. | Anahí Velásquez

Ya se independizaron y pusieron su propio puesto.(Anahí Velásquez)

Ya se independizaron y pusieron su propio puesto. | Anahí Velásquez

HERMOSILLO, Sonora.- Desde niños los hermanos Valenzuela Salas aprendieron en su hogar, en su natal Nácori Chico, a hacer las tradicionales tortillas de agua, también conocidas como sobaqueras, y al llegar a Hermosillo en busca de una oportunidad de trabajo no dudaron en aplicar para laborar en un puesto de tortillas.

Vestidos con delantal, sobre una mesa de madera se ayudan con un rodillo para estirar la masa y luego “tortearla” hasta llegar al tamaño de una enorme tortilla lista para preparar un burro... y así, durante dos meses, todos los días hacían 60 docenas en un puesto de venta de comida ubicado por la calle Soyopa, detrás del Estadio Héctor Espino.

Llegaron  a Hermosillo en diciembre buscando un trabajo para mejorar su vida y al encontrar vacantes en este lugar se postularon y demostraron con agilidad que son buenos para hacer estas tortillas.

Somos seis hombres en la casa y mis padres nos enseñaron en la sierra a hacer de todo, le ayudamos a nuestra mamá a hacer las tortillas y cuando llegamos aquí, no la pensamos, sabíamos que podíamos hacerlas, tenemos experiencia desde niños”, manifestó Ángel Valenzuela Salas.

Con rapidez y gran facilidad los hermanos bolillean, estiran la masa y ponen la  tortilla sobre el comal, ante la mirada atónita de los clientes que llegaban al puesto.

“Estamos muy agradecidos con nuestros padres por la enseñanza, nos gusta lo que hacemos, yo hasta me traje a mi familia a trabajar aquí, vamos a seguir echándole ganas para que siga la tradición de las tortillas”, expresó Luis Armando.

DE TODO UN POCO
 

¿Y quienes les enseñaron a hacer tortillas? Sus papás. Sí, su papá y su mamá, desde que sus hijos eran pequeños, les empezaron a dar bolitas de masa para que practicaran, según cuenta la madre, Silvia Salas.

“A los 5 años ya les daba bolitas de masa o les daba ropa chiquita así para que lavaran en los arroyos en los ranchos. Me ayudaron mucho”, comentó con orgullo.

Su padre, don Luis Valenzuela, relató que también sabe hacer tortillas: “De las grandes y las chiquitas. Yo estoy criado en el rancho, en el campo a veces estaba solo, teníamos que amasar para hacer tortillas y así fueron aprendiendo”.

Los hermanos no sólo saben hacer tortillas, también se dividen las labores del hogar, ya que barren, trapean, cocinan, lavan la ropa y saben planchar, algo que también aprendieron en su hogar, pues sus padres así educaron a los seis: Luis Armando, Ángel, Alejandro, Ulises Hernán, Giancarlo y Abel.

Don Luis Valenzuela afirmó que lo primero que les enseñó cuando eran niños fue a andar por el buen camino.

“Lo que aprendieron primero fue a andar en caballo”, aseguró, “ellos aprendieron a hacer los cercos, saben vaquerear, saben de todo”.

Los hermanos Valenzuela Salas resultaron tan exitosos en la preparación de las tortillas que ya se independizaron y pusieron su propio puesto:

  • Los encuentra en la Constelación Aries, número 79, entre Constelación Centauro y Arroyo, en la colonia Laura Alicia Frías.
  • Si usted necesita hacer un pedido puede llamarles al: 634 110 84 25 y 634 112 2194
En esta nota

Comentarios