GA4 - Google Analitycs
Tendencias
Cintilla de tendencias

Universidad de Sonora

Agua de Hermosillo

Remesas

Garitas

El Imparcial / Noticias de Hermosillo / ADICCIONES DEL SIGLO XXI

Seducidos por los 'likes'

Es difícil que una persona que pasa mucho tiempo en las redes sociales o usando nuevas tecnologías se dé cuenta de que tiene una adicción.

Avatar del

Por Eliana Alvarado y Eduardo López

Hay usuarios de redes sociales que invierten horas y horas del día en estar conectados.(Banco Digital)

Hay usuarios de redes sociales que invierten horas y horas del día en estar conectados. | Banco Digital

¿Ha sentido la vibración del teléfono pero en realidad no ha sonado?, ¿siente ansiedad cuando tiene notificaciones y no puede revisarlas?, ¿le molesta cuando la conexión es débil?, ¿o pierde horas de sueño a cambio de tiempo frente a las pantallas?

Si su respuesta es afirmativa a más de dos de estas preguntas, ¡cuidado!, hay una alta probabilidad de que seas un adicto a las nuevas tecnologías o a las redes sociales.

"Esa figura, ese icono del pulgar, se volvió de repente impresionantemente dopaminérgico", menciona el médico siquiatra Jorge Gatica Morales, en referencia al "like" popularizado por la red Facebook.

Y es que en algunas personas cuando suben una foto o cualquier otra publicación en sus redes sociales y es exitosa entre sus seguidores (es decir, tiene muchos ‘likes’), se libera dopamina en su cerebro, una sustancia relacionada con el placer.

"Y entonces hay personas publicando y poniendo a cada momento cosas, con tal de recibir esa recompensa de que a alguien más le gustaba y de esa manera activa su sistema de recompensa", agrega el experto.

Mariana no se considera adicta a las redes sociales, pero podría estar en posibilidad de serlo. A diario, pasa al menos cuatro horas de su tiempo sólo en una red: Instagram. Esto sin contar el tiempo que usa para revisar otras plataformas.

Asegura que sí le causa cierta satisfacción cuando publica alguna fotografía, historia o video en la red, pero también "disfruta", a manera de chisme, de los comentarios, buenos o malos, que hacen a las publicaciones de otras personas.

El tema ha sido objeto de investigación académica desde hace unos años. De acuerdo con un estudio de la Universidad del País Vasco, el abuso de las redes sociales, por ejemplo, propicia aislamiento, bajo rendimiento, desinterés por otros temas y sedentarismo.

El mismo análisis, titulado "Adicción a las nuevas tecnologías y a las redes sociales en jóvenes: un nuevo reto", señala que la pérdida de control y la dependencia son características de una adicción.

Privarse del sueño por usar los dispositivos, descuidar actividades importantes y mentir sobre el tiempo real que se pasa conectado a la red son algunas señales de alarma ante una posible dependencia de las tecnologías.

Y al igual que sucede con el resto de las adicciones, el uso excesivo de celulares, computadoras, videojuegos o redes sociales puede provocar síntomas de abstinencia cuando no se tiene acceso al dispositivo.

Reconocer que existe una obsesión o dependencia hacia algo no es sencillo, pero es el primer paso para controlar esta conducta. El siquiatra Jorge Gatica explica que en todos los casos las afectaciones y el tratamiento son distintos, si bien todo inicia por pedir ayuda o por detectar los signos de alarma en otra persona.

"A veces no es fácil identificarlo si somos nosotros los que lo tenemos", indica, "pero si vemos a alguien que está teniendo problemas recurrentes y es de nuestra confianza, podemos decirle ‘oye, observo que tu comportamiento está muy enfocado en esta situación, y eso puede ser en algún momento un foco de alerta para la persona", indica.

En esta nota
  • Adicciones del siglo XXI

Comentarios