No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Parte de la historia

El "Fena" Bernal recuerda muy bien cómo el Morelia fue privado de jugar una final de Primera División por una decisión arbitral que le acabó dando el pase al América.  

Avatar del

Por Ricardo Arvizu

Parte de la historia(Eleazar Escobar)

Parte de la historia | Eleazar Escobar

HERMOSILLO, Sonora.- Haber estado presente en uno de los juegos más polémicos en la historia del futbol mexicano es uno de los recuerdos que más atesora uno de los primeros sonorenses en el máximo circuito, Fernando Bernal Reyes. 

El Fena, como muchos lo conocen, inició su camino en las canchas empolvadas de Hermosillo y su llegada al mejor balompié mexicano no fue sencilla, pues le tocó escalar poco a poco. 

Debutó en el Atlas en 1981, pero antes de esto le tuvo que “remar” desde la Tercera y la Segunda División, hasta que le tocó dar el salto al balompié de oro de la mano de José Antonio Roca, como  entrenador. 

“No fui tan afortunado en mi debut, me toca entrar de cambio jugando Monterrey contra Atlas, era José Antonio Roca, creo que íbamos perdiendo 2-0 y me dice que no me preocupara, que entrara y me divirtiera, que no pasaba nada, que hiciera lo que sabía hacer. 

“Con esas palabras te da mucha confianza, no te mete a solucionar el partido porque no tenía la capacidad, era bastante el peso que había en el equipo y sí tengo buenos recuerdos porque debuté, pero perdimos 2-0 contra Monterrey”, indicó. 

Si bien repitió en el siguiente juego —en el que dio pase de gol—, a partir de ese momento vino una baja en los minutos de juego, lo que acabó en un recorrido por varios equipos. 

“Me tocó que me mandaran a Tepic, donde jugamos  una final contra Oaxtepec en Segunda División, que la perdimos, después regreso al Atlas y me mandan a Tepatitlán y casualmente hago buena temporada, ando de goleador y me toca la suerte de que me invite Pumas”, destacó. 

Fue en ese momento donde empezaron las cosas buenas para él y su confirmación como jugador de Primera, dando sus mejores juegos en el Morelia, donde considera vivió sus mejores épocas. 

“Creo que donde mejor me sentí y tuve más continuidad fue en Morelia, en la temporada 1986-1987, que llegamos a una semifinal con Cruz Azul, me toca anotar un gol y alargamos el partido, fue un partido bastante espectacular”, rememoró. 

Un año después, igual vistiendo los colores de la monarquía, Bernal Reyes pudo disputar el encuentro en el que, tras un empate, el árbitro les avisó que avanzaban a la final, pero después los sacaron del vestidor a tirar penales, ante el siempre polémico América. 

“Fue una semifinal bastante anecdótica donde fue algo que el árbitro Miguel Ángel Salas había decretado que el Morelia había ganado, cuando nos vamos al vestidor, nos retornan para tirar penales y ahí perdimos”, explicó. 

Después vinieron equipos como Monterrey, Irapuato y Pachuca, donde finalmente llegó su retiro en 1994, pero lo vivido en esos años es algo que jamás se le olvidará. 

Si bien a él le tocó ser de los que abrió brecha en aquellos años, reconoce que el futbolista sonorense estaba un paso atrás respecto al resto del País, sobre todo en la disciplina táctica. 

“Considero yo, a título personal, que no estábamos tan bien preparados mentalmente, sobre todo en el aspecto pensamiento táctico, movimientos estratégicos, fundamentos técnicos, estábamos en una desventaja con el centro del País”, indicó. 

En esta nota

Comentarios