No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Hornean recuerdos, fe y tradición

Las monjas Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento hornean el tradicional postre 
todos los martes

Avatar del

Por Anahí Velásquez

1/2
Las monjas Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento realizan el tradicional pan de muerto, además de galletas, frijoles regionales, tamales oaxaqueños y mole.(Anahí Velásquez)

Las monjas Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento realizan el tradicional pan de muerto, además de galletas, frijoles regionales, tamales oaxaqueños y mole. | Anahí Velásquez

Los martes hornean el pan de muerto, listo para disfrutarlo en familia.(Anahí Velásquez)

Los martes hornean el pan de muerto, listo para disfrutarlo en familia. | Anahí Velásquez

HERMOSILLO.- Para recordar a los seres queridos que partieron de este mundo y para que los vivos vean en cada día una oportunidad, las monjas Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento realizan todos los martes el tradicional pan de muerto.

Harina, levadura, huevos, sal, azúcar,  mantequilla y muchas oraciones son los ingredientes que convierten este pan de temporada en un delicioso manjar que al comprarlo ayudas con los gastos del Monasterio de esta orden que durante todo el día adora al Santísimo.

Utilizan la receta tradicional.
Foto: Anahí Velásquez

“No sólo es hacer el pan de muerto, es recordar a los seres queridos que ya no están con nosotros, es recordar que somos peregrinos, que vamos de paso, que en cada día vean una oportunidad no sólo para obtener lo necesario en la tierra si no para conquistar un pedazo de cielo”, comentó la Madre Superiora María Cristina.

Cada martes en la colonia Modelo llega el rico aroma del pan que preparan las Monjas Adoratrices, además de suculentas comidas como mole, frijoles y tamales oaxaqueños.

Los martes hornean el pan de muerto, listo para disfrutarlo en familia.

“Según la tradición el círculo que se encuentra en la parte superior del pan es el cráneo del muerto”, explicó la hermana María Guadalupe, “los huesos son parte de las costillas y el sabor es por el recuerdo a los ya fallecidos y que algún día así vamos a llegar todos”.

Nosotros ofrecemos nuestro trabajo por los fieles difuntos, el mes que viene pedimos por las almas del purgatorio, nuestra labor es elevar nuestras oraciones no sólo por los vivos, sino por aquellos que se nos adelantaron y cuando alguien compra nuestros productos nos está apoyan en continuar con nuestra vocación”, concluyó María Cristina, Madre Superiora.

Tienen su monasterio ubicado en la colonia Modelo, por la calle Perimetral y Del Seguro Social.

¿DÓNDE COMPRARLO?
Israel González (Perimetral) #201, casi esquina con avenida Del Seguro Social, colonia Modelo
Teléfono:
66-22-13-59-80

En esta nota

Comentarios