No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Ya se alivió CPA

La gobernadora ha enviado la propuesta de presupuesto estatal para el ejercicio fiscal del 2021, el último que a ella le tocará ejercer y no completo porque deja el puesto meses antes de terminar el año.

Por Sergio Valle

La gobernadora Claudia Pavlovich es política, es su esencia, no deja ni dejará de hacerla, aunque sus planes después de entregar el cargo sean la organización de la boda de su hija, “abuelear” junto a su esposo y/o estudiar la maestría que tiene pendiente desde antes de ocupar el cargo.

Ha enviado la propuesta de presupuesto estatal para el ejercicio fiscal del 2021, el último que a ella le tocará ejercer y no completo porque deja el puesto meses antes de terminar el año.

Hay vagancia, lo trae en los genes y los años de recorrer calles y colonias, hasta las más altas esferas de la política nacional.

Pues resulta que Raúl Navarro, el secretario de Hacienda, mandó una propuesta de presupuesto menor a la del ejercicio actual y va a meter en aprietos sobre todo a los legisladores de oposición, porque les acaba de matar la narrativa que siempre hemos escuchado de los opositores sobre los excesivos gastos que a su juicio propone el Gobierno.

Y no, no es de ahorita ni de Morena en especial. Todo el tiempo los opositores al Gobierno en turno han hecho prácticamente lo mismo.

Entonces andamos con la duda de que si se lo aprobarán así, lo bajarán aún más o de plano lo aumentarán.

La lógica de la reducción obedece a los drásticos recortes que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador les ha recetado a todos los gobernadores en el PEF (Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación) 2021.

Y claro, mataría también esa propuesta de Claudia las eventuales acusaciones de que se busca un presupuesto mayor para manotearlo y financiar campañas del PRI.

¿VAN SOBRE EL BORREGO?

Está corriendo ahora la especulación de que se usará el tema de la guardería ABC para golpear a varios actores políticos locales y nacionales, con efectos directos en las campañas a la gubernatura que están por arrancar en Sonora.

Mal, si acaso fuera cierto, mal.

Hace días dimos cuenta en espacios de radio y televisión de la detención de Sergio Salazar, un empresario tamaulipeco que fue involucrado en una nueva averiguación previa en el caso de la guardería ABC.

Detenido en su estado natal y trasladado a un reclusorio de Sonora donde ya rindió su primera declaración y fue vinculado a proceso.

También detenida y vinculada a proceso Karla Rochín, coordinadora de guarderías subrogadas del IMSS en el momento de la tragedia.

No se hizo mucho ruido de esto, extrañamente.

¿Será real que con ese tema quieren bajar a Ernesto Gándara de la candidatura aliancista al Gobierno de Sonora?

Simpatizantes de Gándara aseguran que se busca utilizar políticamente la desgracia para inhabilitarlo, siendo el único que realmente puede dar una fuerte pelea en las elecciones que vienen contra un candidato también fuerte como es Alfonso Durazo Montaño, a quien responsabilizan de ese movimiento.

Vaya, yo no lo sé, no tengo prueba alguna para sostenerlo y menos para acusar a Durazo de tal cosa.

Pero la sola posibilidad de que se le quiera dar un uso político-electoral (otra vez) a esa desgracia, no suena nada bien.

Venga de parte de quien sea, no es buena idea.

SOBRE LA TRATADORA

Célida López Cárdenas va sobre la concesión de la tratadora de aguas residuales en Hermosillo, ya lo tiene decidido y ya lo anunció públicamente.

La alcaldesa, ya lo sabemos, es de armas tomar y rara vez se echa para atrás cuando toma una decisión…y ya decidió que cancelará la concesión de la tratadora, tope donde tope, porque sale muy cara a los contribuyentes capitalinos.

Si a la historia reciente nos atenemos, hay que dar por hecho que lo va a lograr. 
 

En esta nota

Comentarios