No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

¿Y después de la vacuna, qué?

En el ambiente popular se manifiestan muchas dudas sobre varios aspectos de las diferentes vacunas. Nos preguntamos si habrá vacuna para todos y, en caso dado, en cuánto tiempo será esto realidad.

Por Jesús Canale

El tema de la vacunación contra la Covid 19 satura los espacios de información, análisis y discusión en los medios de comunicación y redes sociales, no solo en nuestro País sino prácticamente en todo el mundo. En el ambiente popular se manifiestan muchas dudas sobre varios aspectos de las diferentes vacunas. Nos preguntamos si habrá vacuna para todos y, en caso dado, en cuánto tiempo será esto realidad; también cuál de las vacunas será la mejor y por cuánto tiempo protegerán contra la enfermedad. Igualmente nos preguntamos si todas las vacunas serán seguras y eficaces. A partir del día de ayer la comentocracia mexicana tuvo un nuevo platillo de conversación sobre la posibilidad de que cada Gobierno estatal podría adquirir –comprar- las dosis de vacunas que desee e incluso si se permitirá al sector privado, tal y como ocurre con otras vacunas, adquirir y aplicar las vacunas. Todas estas interrogantes se irán resolviendo conforme se avance en el itinerario de vacunaciones. Hay, no obstante, una pregunta que comienza a ser materia de especulación y que genera una diversidad de opiniones: ¿Y después de la vacuna qué sigue? refiriéndose concretamente a si la vacuna ya será todo y terminará con los contagios de manera definitiva y si necesitaremos seguir cuidándonos de no transmitir y de no adquirir la enfermedad, es decir, si las recomendaciones de siempre como el uso de cubrebocas, el distanciamiento social, etcétera, ya no serán necesarias. La verdad es que, al menos en los lobbies epidemiológicos esto todavía no está cabalmente definido y por lógica y sana prudencia indican, al menos por ahora y algunos meses más, continuar con las medidas de protección por la simple razón de que las condiciones de la “nueva etapa” no pueden predecirse fácilmente. Es por ello que una de las autoridades más respetadas en la materia -los CDC o Centros de Control de Enfermedades de los Estados Unidos-  insiste en que quienes ya hayan sido vacunados deberán seguir apegándose al uso de cubrebocas, manteniendo en lo posible una sana distancia de 2 metros entre las personas, evitar reuniones muy concurridas, especialmente en lugares poco o mal ventilados, y no continuar el aseo frecuente de manos con agua corriente y jabón durante unos 20 segundos o frotamiento con gel de alcohol, entre nosotros más conocido como “gel antibacterial”, y esto es así porque no se tiene certeza si los vacunados podrán o no ser transmisores de la infección, tema del que sabrá más una vez concluidos algunos estudios específicos. También nos preguntamos si quienes ya hayan estado infectados con el virus o hayan tenido la enfermedad habrán de vacunarse y la respuesta es que sí, siempre y cuando sean candidatos, no tengan ninguna contraindicación y no estén en la fase aguda de la enfermedad y hayan cumplido su aislamiento. Se plantea que quienes hayan tenido la enfermedad en los 90 días previos pudieran diferir su vacunación por unos tres meses e igual en caso de que hubieran sido tratados con plasma de enfermos convalecientes de la enfermedad, pero esto ya será decisión del especialista. Las consideraciones de esta columna no son todas ellas aplicables como una receta médica para cualquier persona, en primer lugar porque el conocimiento sobre el tema no es ni de lejos todavía suficiente sino que va en evolución y también porque quien aquí las escribe no es un especialista en Infectología o epidemiología. La pretensión de este texto es advertir que la pandemia no está cerca de ser domada, que los itinerarios de vacunación tomarán buen número de meses y que la vacuna no evitará de súbito ni por completo la adopción de las medidas convencionales de prevención. Pensar que la vacuna es una licencia exprés para la pachanga tumultuosa no ayudará en nada.

jesus.canale@gmail.com  Médico cardiólogo por la UNAM.  Maestría en Bioética.

Comentarios