No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Cuestiones y enfoques

¡Qué padre!

Bueno, dicen que se ponchó su Suburban, pero todo estuvo bastante raro.

Por Martín Holguín

Pues sí, vino el Presidente a Sonora. Todo estuvo muuuuy bonito, disfrutó de la naturaleza, le dio “raite” a la Gobernadora desde allá a Hermosillo, anduvo por Agua Prieta, después por Bavispe (la Sierra Alta decían con prestancia). Célida publicó una selfie al lado de AMLO, donde se ven plenos de felicidad y dijo que recibió y agradeció los consejos presidenciales (qué miedo), Durazo reafirmó su enorme y profunda satisfacción por el anuncio de un “programa especial para el desarrollo integral de la región” (whatever it means). Y, después de que cayó el out 27, vinimos a enterarnos que lo más destacado de la visita fue que “el primer beisbolista de la nación” se ponchó sin tirarle. Bueno, dicen que se ponchó su Suburban, pero todo estuvo bastante raro.

Pero, más allá de la bonita y feliz parafernalia, ¿qué ganamos los sonorenses? Mmmmmh, ese es el pequeño e insignificante problema. Si ustedes creen que se habló del rescate a los municipios que tienen sus calles destrozadas están un poco equivocados, aunque la Gobernadora pidió mil millones para trece municipios. De lo que falta de la Cuatro Carriles ya ni quién se acuerde, no sean así. Tampoco nos dijeron cómo estuvo el caso de la masacre a la familia LeBarón y mucho menos presentaron nuevos detenidos, con decirles que ni don Julián, el personaje más visible de esa familia estuvo presente. Ah, pero autorizaron un memorial para las víctimas, ¡qué más quieren! ¿Cómo va el asunto de las ejecuciones de Cajeme, allá donde hasta premian al alcalde por la gran seguridad que gozan? ¡Saaaaabe!

Debemos reconocer que las fotos estuvieron muy bonitas, la sierra sonorense lució a nivel nacional como en sus mejores tiempos. El Presidente venía de buenas y hasta se aparecieron por el rumbo el senador Arturo Bours y la diputada Lorenia Valles (doña Wendy esta vez decidió “pasar”), como si estuvieran haciendo algo por Sonora allá en el Congreso de la Unión.

Como podrán ver fue una visita de lo más “nice”, llena de detalles. ¿Se siente “gacho” que la gran noticia haya sido un ponche a la Suburban y sin tirarle? No hay que ser tan negativos. Es mejor sonreír por el detallazo de venir a vernos y, aunque todo va a seguir igual, no está de más voltear hacia Palacio Nacional, agradecerle al Señor por tomarnos en cuenta (jaja) y decir: ¡Qué padre!

Víctimas

Un niño de 11 años, que cursaba el sexto de primaria en una escuela de Torreón, llevó dos pistolas, disparó contra sus compañeros, asesinó a una maestra y después se suicidó. El caso es triste, lamentable, pero más lamentable es enterarse que vivimos en un País donde todo mundo es víctima, no hay un solo responsable de la tragedia. Mmmh, bueno, unos babosos que se vistieron de chairos radicales (como si nos hicieran falta) culparon el hecho de que hubiera nacido en el sexenio de Felipe Calderón. #TodoEsCulpaDeCalderón

El Gobernador, priista él, responsabilizó a los videojuegos. Me pregunto si el intelecto de los políticos y sus asesores no dan para más. La escuela se apresuró a decir que los padres de familia habían rechazado el programa Mochila Segura. Los maestros se solidarizaron y esperan que esto no vuelva a pasar. El Presidente lo lamentó, su esposa pidió que dialoguen con los niños. Los cursis que abundan en las redes lanzaron culpas a quien podían y luego preguntaban con total inocencia: “¿Le dijiste hoy a tu hijo que lo querías?” OMG.

Fue casi unánime que al niño no se le puede culpar, porque también es víctima. Los “gamers” se enojaron con el Gobernador por culpar a los videojuegos y hasta dijeron que jugaban al FIFA y no eran futbolistas. Los “investigadores” encontraron que se había vestido idéntico a Eric Harris (uno de los dos adolescentes que asesinaron a trece, el 20 de abril del 99, en la preparatoria Columbine, allá en las afueras de Denver).

El problema de fondo, creo de manera muy personal, es que ya nos metimos en la dinámica social enfocada a que todo mundo sea víctima y nadie responsable (a menos que pueda haber algo que nos lleve a Felipe Calderón). ¿Un embajador roba dos veces y lo acusan de acoso sexual? Pobrecito, es una víctima y hasta comprobante médico tenemos. ¿Falla el operativo para atrapar a un criminal? No sean tontos, alégrense porque muchas vidas fueron salvadas. Y así seguiremos.

Comentarios