No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Espacio público

Matrimonio igualitario

La jurisprudencia precisa que vincular los requisitos del matrimonio con las preferencias sexuales y la procreación es discriminatorio porque excluye a las parejas homosexuales.

Por Juan Carlos Zúñiga

La diputada de Morena, Yumiko Palomarez, ha anunciado que presentará una iniciativa de reforma al Código de Familia para legalizar el matrimonio civil de parejas del mismo sexo en Sonora.


Actualmente para que una pareja de mujeres o de hombres pueda firmar el contrato de matrimonio ante una oficialía del Registro Civil en el Estado debe solicitar un amparo de un juez federal, trámite que puede tardar entre siete y nueve meses.


Y es que el Código de Familia de Sonora en su artículo 11 dice: “El matrimonio es la unión legítima de un hombre y una mujer, con el propósito expreso de integrar una familia, el respeto recíproco y la protección mutua, así como la eventual perpetuación de la especie. Cualquier disposición contraria a estos fines, acordada por los cónyuges, se tendrá por no puesta”.


La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó el 19 de junio de 2015 que es inconstitucional la ley de cualquier entidad federativa que considere que la finalidad del matrimonio es la procreación y/o que lo defina como el que se celebra entre un hombre y una mujer.


“Considerar que la finalidad del matrimonio es la procreación constituye una medida no idónea para cumplir con la única finalidad constitucional a la que puede obedecer la medida: La protección de la familia como realidad social”, se lee en la jurisprudencia 43/2015 de la Primera Sala.


La jurisprudencia precisa que vincular los requisitos del matrimonio con las preferencias sexuales y la procreación es discriminatorio porque excluye a las parejas homosexuales.


El apartado sobre matrimonio del Código de Familia del Estado de Sonora es evidentemente inconstitucional, de ahí que jueces federales tan sólo en 2018 otorgaron quince amparos para que igual número de parejas del mismo sexo (10 de mujeres y cinco de hombres) se presentaran ante el Registro Civil para contraer matrimonio. En lo que va de 2019 se han celebrado cuatro matrimonios de parejas del mismo sexo vía el amparo, dos femeninos y dos masculinos.


En el primer tramo de la administración estatal estuvo Julisa Bojórquez al frente del Registro Civil y con base en la tesis jurisprudencial de la SCJN anunció que aceptaría que se presentaran a contraer matrimonio parejas del mismo sexo sin el amparo de la justicia federal. Más tardó en trascender el anuncio de que le llagara un orden fulminante de que acatara el discriminatorio apartado del Código de Familia sobre matrimonio.


A cambio de esa orden no hubo ni un solo intento por presentar una iniciativa de reforma, ya sea por parte del Ejecutivo o de los partidos políticos de la anterior legislatura.


Hoy, al parecer, el Congreso de Sonora se apresta a recibir una propuesta para analizar y eventualmente votar sobre el tema. 


La diputada Palomarez parte del reconocimiento de que las personas homosexuales han sido un grupo históricamente discriminado y que la exclusión de las parejas del mismo sexo del acceso al matrimonio constituye una doble discriminación. 


Ya en 17 estados del País es perfectamente legal el matrimonio igualitario: Aguascalientes, Baja California, Campeche, Chiapas, Chihuahua, Ciudad de México, Coahuila, Colima, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Puebla, Quintana Roo y San Luis Potosí.


Este año cuatro estados lo han aprobado: Nuevo León, Aguascalientes, Hidalgo y San Luis Potosí.
Por cierto, la Suprema Corte también se ha pronunciado a favor de la adopción por parte de parejas del mismo sexo. En su tesis jurisprudencial del 23 de septiembre de 2016 se estable que en materia de adopción “el interés superior del menor de edad se basa en la idoneidad de los adoptantes, dentro de la cual son irrelevantes el tipo de familia al que aquél será integrado, así como la orientación sexual o el estado civil de estos”.


Yumiko Palomarez sabe que está pisando terreno minado, sobre todo en un Estado del País en donde hasta la izquierda es conservadora, por ello ha decidido, en principio, no tocar el tema de la adopción con el objetivo de que pueda aprobarse, sin problemas, el matrimonio igualitario.


Aunque en el escenario en donde la legisladora no lograra la mayoría simple en el Congreso para que pase la reforma al Código de Familia, una negativa del Poder Legislativo local pudiera servir para promover que la SCJN le ordene a los diputados sonorenses cambiar la ley, como ha ocurrido ya en los estados de Sinaloa y Tamaulipas. Y en el tema de la adopción también pudiera tener el mismo camino.


Juan Carlos Zúñiga
Twitter: @juanczuniga
Correo: jzunigaquiroga@outlook.comJuan Carlos Zúñiga es director de Noticias 
de Uniradio. Premio Nacional de Periodismo 2002. Conductor del noticiero “Reporte 100” 
en Stereo 100.

Comentarios