No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Llegó por fin la vacuna

Los estragos que está dejando la pandemia han llegado a niveles inesperados pues hasta hace unos cuantos meses parecía que la curva epidémica había sido controlada.

Antier llegó la vacuna a Sonora y desde ayer se aplica al personal sanitario que está en la primera línea de fuego en la guerra contra el Covid. Fue de mal gusto ver a las autoridades políticas de la entidad tomarse la foto durante la llegada del ansiado biológico y luego atestiguar al primer vacunado del hospital general. Ni hablar, estamos en tiempos electorales y cualquier rendija es aprovechada para salir en la foto.

 

Al margen de ese desatino, la vacuna es sin duda aire fresco para el alicaído ánimo ciudadano. Los estragos que está dejando la pandemia han llegado a niveles inesperados pues hasta hace unos cuantos meses parecía que la curva epidémica había sido controlada; el número de contagiados se reducía y la letalidad bajaba. Aunque nos alertaron que podía venir un rebrote, una segunda ola que anticipaban los epidemiólogos sería más grave, pocos lo creyeron o suponían exagerado ese pronóstico. Pero lamentablemente no fue así. De hecho todo indica que se quedaron cortos; desde los primeros días de enero se registra un repunte acelerado de contagiados y la cantidad de fallecidos no deja de crecer. Hoy nadie puede decir que sean excesivas las medidas para extremar precauciones, los llamados a que sólo salgamos de casa si es estrictamente necesario, a lavarnos las manos constantemente y a mantener la sana distancia.

 

En este momento de la pandemia se puede decir, sin temor a equivocarnos, que todos o casi todos hemos llorado la pérdida de un ser querido. El ominoso futuro que parecía lejano ahora nos abruma y nos vuelve temerosos de todo. Vivimos con miedo, en plena sociedad del riesgo, como alguna vez señalara el sociólogo alemán Ulrich Beck. Por eso es tan importante la vacuna porque llega en medio del cansancio y el desasosiego; llega oportunamente para muchos que la esperaban con ansias y seguramente aligerará el ambiente sombrío y denso que se respira. Para otros, desafortunadamente, la vacuna no llegó a tiempo.

 

El plan de vacunación está bien diseñado. Primero se aplicará, nadie lo cuestiona por merecido, al personal de salud que atiende directamente a enfermos Covid. En el siguiente turno se vacunará a las personas de 80 años y más. Para los cincuentones y sesentones el acceso será por los meses de abril o mayo.

 

De acuerdo con los trascendidos, el manejo apropiado de la pandemia, es decir, aquel que permitiría eludir el colapso del sistema hospitalario, no implica vacunar al 100% de la población. Se considera que, si se vacuna al 20%, se reduce hasta en 80% la propagación del virus. Ojalá pronto se alcance ese porcentaje y podamos retomar de alguna manera la normalidad en la vida cotidiana.

 

El aprendizaje acumulado en estos largos meses de encierro no debería tirarse al bote de la basura. Mucho hemos aprendido o debimos de haber aprendido, sobre todo en materia de salud. Es fundamental mantener en orden el sistema sanitario nacional; invertir en su modernización y equipamiento debe ser siempre prioritario pues sólo así se puede vivir con tranquilidad. Si esto no queda como lección aprendida en esta larga pandemia, tanto sacrifico y pérdidas humanas no habrán servido de nada.

 

CAV DESDANSO:

 

La elección toma vuelo

 

Mi colega Nicolás Pineda escribió en este espacio un artículo que tituló “Durazo 3,Gándara 0”. En el argot futbolero ese marcador es literalmente una goleada. Imaginábamos que el hotelero nivelaría los cartones una vez que se inscribiera en su partido, que ya no es su partido; pero no fue así. Pasó sin pena ni gloria. Discurso de rutina al que le faltó vigor, profundidad en los conceptos y más claridad en el proyecto. Da la sensación de que no quisiera competir, que está ahí a fuerzas. Ésa es la impresión que dio, y como luego suele decirse: No hay una segunda oportunidad para una primera impresión.

 

Alvaro Bracamonte Sierra. Doctor en Economía. Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.

Comentarios