No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Mirón y Cía

Cerro de la Campana

Los empresarios saben que no la tienen fácil en estos tiempos y de ahí que los nuevos liderazgos que surgen en los organismos del sector privado son clave.

Por Cerro de la Campana

Los empresarios saben que no la tienen fácil en estos tiempos y de ahí que los nuevos liderazgos que surgen en los organismos del sector privado de Sonora y México son clave para ver por los empleos y el desarrollo del País.

Así llega Alfonso Reina Villegas a la presidencia de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción delegación Sonora quien habló de los retos y compromisos del consejo directivo de la CMIC 2020-2022.

Reina Villegas dio un mensaje que narra las dificultades que ha tenido que sortear como empresario a lo largo de los sexenios desde Luis Echeverría, José López Portillo a la fecha y lo que significó la apertura comercial con el TLC para el renacimiento de su constructora y conseguir que el 95% de su obra fuera privada y con empresas internacionales.

Tras los aprendizajes de esas tremendas crisis que lo llevaron incluso a una situación de quiebra, explica que se decidió tomar las riendas de la CMIC para aportar su crecimiento y alzar la voz, dice, de forma asertiva y con el llamado al gremio de que haya más participación y no nomás quejas.

Habló de la responsabilidad de los constructores organizados para recuperar la confianza y así bloquear a las constructoras que no son profesionales de los compadrazgos que tanto daño han hecho al sector y al País, incluso recordó, que hay obras en el Estado que fueron un desastre.

Reina Villegas le pidió al Gobierno estatal más participación del sector en las obras de Sonora y también solicitó que haya más oportunidad para los constructores sonorenses al Gobierno federal, representado por Jorge Taddei, a quien la gobernadora Claudia Pavlovich también le habló de la necesidad de gestionar más recursos y acciones en favor de los sonorenses.

La pasividad de las autoridades ante el incremento de la violencia contra las mujeres y la impunidad ha abierto el camino a un llamado a un paro nacional de mujeres en México el 9 de marzo próximo.

Bajo los nombres de “Un día sin mexicanas”, “Un día sin mujeres” o “Un día sin nosotras” diversas organizaciones de los estados y el País convocan a este movimiento que se pretende hacer al día siguiente de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, que es el 8 de marzo.

El homicidio de la pequeña Fátima, de 7 años, cuyos presuntos feminicidas fueron detenidos ayer ha generado una ola de reclamos por la postura distante de los gobiernos, pero principalmente del federal que no ha sabido cómo dar respuesta con políticas públicas o acciones concretas a la exigencia de justicia, de respeto y garantía a los derechos de las mujeres en México.

La protesta pretende visibilizar la importancia de las mujeres en la vida nacional, en la economía, en los trabajos, mediante una suspensión de consumo de servicios, labores y en las actividades en escuelas.

Es un desafío para el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, todo su equipo, el Congreso de la Unión, los gobiernos estatales y municipales para frenar esta masacre de niñas, jóvenes y mujeres.

Hoy en el Congreso del Estado se presentará una iniciativa para adicionar diversas disposiciones a la Ley Orgánica del Consejo Ciudadano del Transporte Público Sustentable del Estado a la que habrá que estar atentos por lo poco relevante que ha sido este órgano en ver por los usuarios que aún no han podido ver los resultados de los cambios en este servicio.

Comentarios