Columnas Mirón y Cía

Cerro de la Campana

Al concretarse hoy el procedimiento ante el Cabildo se espera que de inmediato el general Gilberto Landeros Briseño tome el control de la corporación de Seguridad Pública Municipal y se trace la estrategia para combatir la delincuencia.

Por Cerro de la Campana

Al concretarse hoy el procedimiento ante el Cabildo se espera que de inmediato el general Gilberto Landeros Briseño tome el control de la corporación de Seguridad Pública Municipal y se trace la estrategia para combatir la delincuencia.

En sesión extraordinaria, convocada a las 13:00 horas, los integrantes del Cabildo tendrán la terna que presentará la alcaldesa Célida López Cárdenas, donde está incluido el general Landeros, quien llega propuesto por el gabinete federal de Seguridad para frenar la violencia que ha sacudido a Sonora.

Con una amplia carrera militar, el próximo comisario de Seguridad Pública Municipal llega con muchos retos a la ciudad marcada con “focos rojos” en los delitos de homicidio doloso, narcomenudeo y violación, además con una exigencia de la sociedad de recuperar la paz en las calles y sitios públicos.

Así como el general Gilberto Landeros Briseño hay otros militares propuestos para encabezar las policías municipales de Guaymas, Empalme, Navojoa y Cajeme. Y es precisamente en Ciudad Obregón donde ayer el titular de la corporación municipal, Francisco Cano Castro, dijo que en ese Municipio sí se sumará el militar, pero sólo será director operativo; ahí rindió protesta el coronel Jorge Manuel Solís Casanova.

La llegada de militares a las policías municipales genera polémica en la sociedad sonorense porque hay quienes consideran que por su formación y disciplina podría haber mejores resultados, otros opinan que se debieran fortalecer los mandos civiles, y unos más concluyen que sea civil o militar, no importa, porque lo que se quiere son resultados.

Las políticas de austeridad van por los organismos autónomos y las universidades, porque ya está una propuesta de reforma para ponerles un tope a los salarios de sus titulares y no ganen más que el Presidente de México, que recibe 108 mil pesos al mes.

Esta iniciativa está en la Cámara de Diputados y de avanzar, las percepciones de rectores y presidentes de esos organismos se recortarían a partir del año próximo; el propósito es que ya no puedan ampararse contra la medida instruida por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

De concretarse este cambio, ya no habría funcionarios ni servidores públicos en el Gobierno federal que perciban más ingresos salariales que el titular del Ejecutivo.
Por cierto, en ese proyecto, en el artículo 116 de la Constitución busca incluir un texto sobre el presupuesto de Egresos en los gobiernos estatales para que respeten la aplicación del artículo 127 relativo al salario máximo del Presidente de México.

El texto dice: “Los poderes estatales Legislativo, Ejecutivo y Judicial, así como las personas de derecho público, órganos y organismos con autonomía reconocida en las constituciones y leyes locales, deberán incluir dentro de sus proyectos de presupuestos, los tabuladores desglosados de las remuneraciones que, en su caso, percibirán sus servidores públicos.

El dinero para el muro fronterizo que quiere el presidente Donald Trump sigue como tema en el vecino país, donde ahora senadores demócratas le han pedido que en vez de que se use a esa obra se destine a combatir la violencia de casos como los registrados en El Paso, Texas, y Dayton, Ohio, que dejaron 31 muertos.

Se trata de dos legisladores que consideran que debe retirar la solicitud de 5 mil millones de dólares para esa construcción a lo largo de la frontera para encauzar esos recursos a iniciativas orientadas a analizar los riesgos de la violencia armada en Estados Unidos.

Comentarios