No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Castillos en el aire

Mientras en Palacio de Gobierno se construyen castillos en el aire, la agencia calificadora Moody’s enfrió cualquier triunfalismo en Sonora con un alarmante recorte de calificación crediticia. Toca despertar.

Por Mario Campa

El Quinto Informe de Gobierno de Claudia Pavlovich tuvo un claro propósito: Sobrevender los logros, incluso aquellos desanclados de la realidad. Sabemos de antemano que los incentivos están alineados para que los mandatarios oculten las flaquezas de su administración, particularmente en años electorales.

Pero mientras en Palacio de Gobierno se construyen castillos en el aire, la agencia calificadora Moody’s enfrió cualquier triunfalismo en Sonora con un alarmante recorte de calificación crediticia. Toca despertar.

El viernes 16 de octubre la segunda agencia en importancia a nivel global bajó las calificaciones de Sonora a B1 de Ba3y situó a la entidad en la categoría “especulativa con alto riesgo crediticio”.

Según el comunicado: "La baja en las calificaciones de emisor refleja principalmente los déficits recurrentes que continuarán impulsando el incremento de los niveles de deuda y mantendrán presionada la ya de por sí débil posición de liquidez del Estado".

Ya el 3 de septiembre Moody’s había expuesto los graves problemas de liquidez que enfrenta Sonora, patentes luego de que se solicitara a Banobras un diferimiento de pago de intereses.

El recorte refleja un deterioro financiero continuo y tiene como efecto inmediato elevar la sobretasa de la deuda quirografaria. Sólo Veracruz y Nayarit tienen un perfil crediticio tan vulnerable. Tan sólo la semana pasada el Gobierno estatal de Nayarit (PAN) anunció una suspensión de pagos luego de admitir incapacidad para cubrir pensiones y sueldos de maestros y burócratas. Sonora parece encaminarse al mismo precipicio.

La explicación es sencilla. El Gobierno estatal gastó más de lo que ingresó en todos los años de la administración Pavlovich. En lenguaje técnico, este déficit primario implica que se vive por encima de las posibilidades incluso antes del servicio de la deuda.

De continuar la tendencia actual, un alza de tasas a nivel global dejaría a la entidad al borde de la quiebra. No estamos tan lejos. Según la auditoría del ISAF a la Cuenta Pública 2019, los pasivos estatales igualaron a los activos por primera vez en la historia.

Mientras tanto, triunfalismos anticlimáticos plagaron un Quinto Informe de Gobierno excesivamente indiferente con las víctimas de la pandemia y la inseguridad indomable. Se omitió mencionar que el mes pasado las cifras oficiales de Inegi revelaron que Sonora fue la entidad líder en incremento de homicidios dolosos en el año 2019: 47% de aumento anual, lejos del -1% a nivel nacional.

La inseguridad no es el único prieto en el arroz. Según la auditoría del ISAF al Plan Estatal de Desarrollo recién publicada en septiembre, del año 2014 al 2018 la Inversión Extranjera Directa se desplomó de 1,134 mdd a únicamente 197 mdd, mientras que en los últimos tres años los empleos formales registrados ante el IMSS no han rebasado ni 10 mil anuales.

Entramos a una etapa crítica para las finanzas estatales. La llave del endeudamiento ha sido reabierta y los pasivos de corto plazo estatales tienen que ser saldados en junio. Si el Gobierno estatal opta por la venta de activos estatales, la erosión de las capacidades del Estado tendrá repercusiones de largo aliento. Espero equivocarme.

Comentarios