Columnas El mundo y Sonora

Proyecto Puente

Por

Asistimos a una especie de resquebrajamiento del sistema político mundial. En Hungría hay una persecución contra organizaciones no gubernamentales internacionales (ONGs) por parte del primer ministro, Viktor Orbán. Impulsó la aprobación de leyes que restringen trabajo y fiscalizan a la Open Society y la Central European University. Orbán promueve un discurso de temor y odio contra el foráneo. Defiende una Europa cristiana. En Polonia, el ultranacionalista católico, Jaroslaw Kaczynski, impulsó reformas legales para desmantelar al Poder Judicial. Si fallan en contra del Gobierno, destituyen a jueces locales. Ambos países son centro de debate de la Unión Europea porque les pudieran cortar fondos presupuestales. En Estados Unidos, Brett Kavanaugh, el candidato del presidente Donald Trump para ser juez del Suprema Corte de Justicia, está envuelto en escándalos de serias acusaciones de violaciones sexuales. Hay cuatro testimonios que coinciden en que presenció, intentó y violó a mujeres. Un hombre graduado de un colegio de formación masculina de la Georgetown Preparatory, con celebraciones de extremos de alcohol y una cultura de denigrar y sobajar a la mujer, así como la Universidad de Yale. Ambos son considerados centros de formación de élites criados en excesos, alcohol y machismo. El mismo ambiente se vive en 27 universidades de la Unión Americana: En una encuesta contestada por mil 500 alumnos, el 26% de las estudiantes afirmó haber sido víctima de abuso sexual; el 16% fue violada. Entre el 10 y 23% de los casos hubo intento de agresión sexual. El resto ha sufrido algún tipo de acoso. No. No es en México. Es en Estados Unidos. El país de las libertades infectado de nuestros males. En Latinoamérica hay debates abiertos muy serios. En Nicaragua acaba de aprobarse una ley que declara ilegales las protestas. Volvió a la dictadura de 1979 con Somoza cuando se aprobaron ilegales las marchas y cualquier manifestación. Hay 326 personas que perdieron la vida desde abril de este año que surgió un movimiento estudiantil que protesta para poner fin a once años de Gobierno represor de Ortega. La situación en Brasil parece de película, pero no lo es. Pudiera ganar un candidato machista, xenófobo, racista, ultraconservador. Se trata de Jair Bolsonaro. Su más cercano competidor es Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores, apoyado desde la cárcel por Lula da Silva. “Yo a usted no la violaría porque no se lo merece”, le dijo Bolsonaro a una diputada en televisión en el 2003. “La dictadura en Brasil debió haber matado a 30 mil personas más: Empezando por el Congreso y el presidente Fernando Enrique Cardoso”, mencionó en 1999. “Sería incapaz de amar a un hijo homosexual. Prefiero que muera en un accidente de coche”, dijo en el 2001. “Un policía que no mata no es policía”, señaló el año pasado. La más reciente fue como describió a su familia: “Tuve cinco hijos. Cuatro varones y en la última ya tuve un momento de debilidad y fue niña”. Eso ha provocado protestar en todo Brasil bajo un movimiento organizado en redes sociales que se llama #ÉlNo. Así está el mundo documentado por El País de España. En una pequeña mirada. Sin profundizar en cada nación y sus problemas. ¿Qué clase de País y Estado queremos? ¿Cuáles son los rasgos que se acercan a nosotros? En todos hay rostros de gobiernos y políticos mexicanos y situaciones que vive Sonora. Urge más sociedad organizada en Hermosillo, en Sonora, para evitar extremos. Enhorabuena por el movimiento para limpiar la capital del Estado: Los Plogging, Mi Bolsa No es de Plástico, Amor y Convicción de Omar Balderrama; Observatorio por le Seguridad de Emilio Hoyos; Red Ambiental que impulsa Luis Enrique Ortiz, todo esfuerzo social que ayude a organizar la energía ciudadana. Los gobiernos municipales, el estatal, deben apoyarse más en grupos sociales que defiendan buenas causas. Es el futuro. Ante la falta de confianza en autoridades son estas mismas quienes debieran recuperarlas con el respeto y apoyo a ciudadanos organizados. Pero si en lugar de eso se dedican a perseguir, no aceptar problemas, espiar, reprimir, no llegaremos a ninguna parte. La buena Celebro que el nombre de Sonora con la obra “Los Desiertos de Sonora” haya acaparado el apoyo y reconocimiento en España. Un homenaje al literato Roberto Bolaño. Una obra de la periodista sonorense, Patricia Godoy y su esposo, el periodista Pere Ortín. Rubén Matiella, el director de Musas, impulsor siempre del proyecto, estuvo presente en Madrid, la semana pasada. Fue enviado por la gobernadora Claudia Pavlovich, quien estuvo en julio en la presentación en la Ciudad de México, al lado de Juan Villoro, uno de los más importantes escritores de México. De bajo perfil la Gobernadora en el evento. Una más sentada en la butaca. Más cosas así necesitamos. Felicidades a todos.

Comentarios