Columnas Al golpe del remo

Pros y Contras

Por Sergio Valle

Lo que pasó en Guaymas, donde cinco policías municipales fueron asesinados impunemente, parecería obedecer a una serie de circunstancias inaceptables todas. En un puerto donde la presencia de corporaciones de los tres niveles de Gobierno fue anunciada y puesta en evidencia por todos los medios posibles, resulta que agarran a los elementos municipales desprevenidos, totalmente indefensos y nadie acudió a brindarles el apoyo. Vaya, ni sus propios compañeros de la corporación municipal, que según los reportes periodísticos andaban en patrullas con poca gasolina. Qué tristeza, qué vergüenza y qué impotencia han de haber sentido muchos al ver morir a sus compañeros en plena calle, sin más ayuda que la poca que pudieron brindar quienes sí tuvieron gasolina para llegar, pero sin los medios para brindarles los auxilios necesarios para conservarlos con vida. ¿Pues qué no tenían tomada la ciudad las otras corporaciones? ¿Pues qué no había trabajo de inteligencia para determinar el riesgo latente de un hecho como ese? ¿Acaso no hubo de parte de los grupos criminales señales claras de que algo así sucedería tarde o temprano? Que la PGR ha blindado Guaymas, nos informaban ayer por la tarde. ¿Pues qué no debieron blindarla desde el momento en que se supo que algo así sucedería, o de plano no sabían? Y como una clara señal de sus limitaciones institucionales, la alcaldesa Sara Valle convoca a una marcha por la paz, con la que si acaso logra evitar que las críticas se dirijan hacia ella…pero nada resuelve. Y es que si la Policía de Guaymas no tiene para la gasolina, menos tendrá una estrategia, preparación táctica y un claro liderazgo. Y no, no me refiero a la alcaldesa, que nada dice pero algo ha de saber ya sobre las verdaderas causas de ese ataque y en un descuido sólo necesite ir a la sala de cabildo para tener más detalles. No quisiera pensar que la alcaldesa está tan sola como los mismos policías. Están obligados todos los actores políticos a cerrar filas con ella, el momento sólo da para eso, no da para linchamientos estúpidos. El puerto es ahora nota nacional, tendencia en las redes sociales y se sigue llevando todavía hoy los encabezados, como prueba de que dejó de ser una de las ciudades más tranquilas del País para convertirse en escenario de los enfrentamientos entre bandas del crimen organizado. Y EN HERMOSILLO Y con todo el impacto que esto significa en la sociedad sonorense, ayer temprano aquí en Hermosillo es asesinado un policía municipal. Con particular saña le fue arrancada la vida a este elemento cuando circulaba en su vehículo por una colonia del Sur de la capital, porque los reportes extraoficiales indican que el vehículo recibió alrededor de 120 impactos de bala. La historia acá es un poco distinta, porque de inmediato se activó un fuerte operativo entre varias corporaciones que resultó en la detención de los presuntos sicarios que habían atacado a su compañero. Sí tenían gasolina pues, empezando por ahí. La detención se logró sin un solo tiro, gracias a que los detenidos ya no traían parque, menos mal. Resultados distintos en dos municipios separados por apenas por 118 kilómetros y gobernados por mujeres emanadas de la misma coalición de izquierda, por si alguien le quiere dar tintes políticos al asunto. No creo que sea por ahí. De inmediato se activó también un operativo y en menos de dos horas ya se estaba ofreciendo una conferencia de prensa dando detalles sobre los hechos. Claro, los que se podían dar en ese momento, que tampoco fueron muchos. Espero que en el Congreso del Estado los diputados todos, entiendan que en este momento hay cosas que le interesan más a la sociedad (esa que votó por ellos) que los pleitos por acomodar a sus incondicionales y asegurarles el jugoso cheque verde. Y si acaso lo entendieran, que llegado el momento algo hicieran para proveerle al Estado y a los municipios de suficientes herramientas para proteger al ciudadano de a pie, ese que no tiene cheque verde, pero que con su voto los puso ahí donde hay… y mucho.

Comentarios