Columnas Baches

Criterio

Por Jesús Canale

según la versión de algunas personas, se supuso que su moto cayó sobre un bache (imagen anexa). No sé si quedó confirmado o descartado si ese fue el motivo de tal tragedia, pero lo que todos sabemos es que nuestra ciudad capital está sembrada de baches. Pero también hemos de saber que por igual -un poco más o un poco menos- los baches están en todas ciudades del País. El Inegi informó en los resultados de su Encuesta de Seguridad Pública Urbana (ENSU) de 2016 al igual que en la de marzo de este año que la percepción de los habitantes de Hermosillo lo colocan en el primer lugar en importancia en el problema de baches y los residentes de Nogales le confieren a esa población el segundo lugar. El 94% de los hermosillenses consideran a los baches como el problema más importante de la ciudad y los 92% de los nogalenses lo consideran así para esa frontera. En ambos casos la encuesta reveló que en estas ciudades prevalece, en la consideración de sus pobladores, el tema de los baches como un problema aún mayor que la delincuencia, que va en segundo lugar. Gran parte -si no es que la mayor parte- del presupuesto de muchas poblaciones con calles asfaltadas del País se va en reparar baches y esta tarea es permanente año con año; los baches son un componente habitual del paisaje urbano y forman parte del entramado escénico cotidiano de nuestras ciudades. Conducir un vehículo (automóvil, autobús, tráiler, motocicleta o bicicleta) por las calles de las ciudades mexicanas y no encontrarse con baches es cosa que no existe, triste, pero así es. En la propia CDMX donde uno pensaría que no hay baches, pues los hay tantos que hasta existe desde 2016 una aplicación digital oficial para reportar baches, la app “Bache24”, que han descargado ya 60 mil ciudadanos y ha sido el medio para más de 100 mil reportes en sólo un año, lo que da una idea de la densidad de baches en la metrópoli, hecho que queda subrayado al enterarnos que sólo en el 2015 el Gobierno capitalino gastó 700 millones de pesos en reparación (temporal) de baches, pero de enero a octubre de ese año se atendieron solamente el 39.7% de los reportes en vialidades principales (los baches en vialidades secundarias son trabajados por las delegaciones). La calamidad de los baches es tal en México y otras partes del mundo, que la automotriz Ford anunció para el 2017 la puesta en venta del “Ford Fusion V6 Sport” que trae tecnología “anti-baches” con doce sensores de alta resolución en los amortiguadores que hacen ajuste cada dos milisegundos. Pienso que esta tecnología, una vez que se generalice y alcance precios populares, será una solución (a medias) al problema de los baches pues hay que hacernos a la idea de que los baches no dejarán de existir, sobretodo mientras utilicemos materiales mediocres de pavimentación y el tránsito de vehículos pesados no se regule adecuadamente. Y sobre el riesgo de accidentes: Nomás imaginarse un motociclista o ciclista transitando de noche entre baches (¿minas?). No queda más que aprender a convivir con los baches pues ¿qué Gobierno levantará el asfalto de todas las calles y repavimentará con materiales de aceptable calidad y larga duración?

Comentarios