Tendencias
Cintilla de tendencias

Covid-19

Reforma energética

Alerta Amber CDMX

Precio de tortilla

Vacunación en Ecatepec

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Los niños de Estado Islámico: "Enfrentamos un desastre que no sabemos cómo resolver"

Dentro de los campamentos de detenidos de EI en Siria la radicalización y la violencia son un problema creciente.

Avatar del

Por Poonam Taneja - BBC News

BBC News | Mundo

El campamento de al-Hol es caótico, desesperante y peligroso.

Es el hogar de las esposas e hijos de los combatientes extranjeros del grupo Estado Islámico: una ciudad con tiendas de campaña, con familias hacinadas, rodeadas de guardias armados, torres de vigilancia y alambradas de púas.

El extenso campamento del desierto se encuentra a cuatro horas en automóvil desde al-Malikyah, pasando la ciudad de Qamishli, y cerca de la frontera entre Siria y Turquía, en el noreste de Siria.

En el interior, las mujeres se visten de negro y usan el niqab, un velo facial con una abertura para los ojos, usado por algunas mujeres musulmanas.

Algunas se muestran distantes, mientras que otras son hostiles en apariencia.

En un rincón, cerca del pequeño mercado de verduras, protegiéndose del sol abrasador hay un grupo de mujeres dispuestas a charlar. Son de Europa del Este.

Les pregunto cómo terminaron aquí, pero dicen poco, culpando a sus maridos por la decisión de viajar miles de millas para unirse al EI y vivir bajo un régimen que torturó, asesinó y esclavizó a miles.

Su único crimen, insisten, fue enamorarse del hombre equivocado.

Familiar

Es una historia familiar entre las esposas de los militantes de EI, que buscan desvincularse de un régimen que tenía clara su brutalidad y sus objetivos.

Sus maridos están muertos, encarcelados o desaparecidos y ahora están atrapadas aquí con sus hijos.

Aproximadamente 60.000 personas están detenidas en este lugar, incluidas 2.500 familias de combatientes extranjeros de Estado Islámico.

Muchos han vivido aquí desde la derrota del grupo yihadista en Baghuz, en 2019.

Las mujeres hablan con reserva, cautelosas de llamar la atención que pueda tener consecuencias nefastas, si no mortales.

No son los guardias de los que se preocupan, son las otras mujeres, las de línea dura que siguen imponiendo las reglas de EI dentro del campamento.

En las primeras horas de la mañana que estuvimos allí, encontraron a una mujer asesinada.

Asesinatos diarios

La violencia y la radicalización en el campamento es un problema importante para las Fuerzas Democráticas Sirias lideradas por los kurdos, responsables de la gestión de los campamentos.

El doctor Abdulkarim Omar, ministro de Relaciones Exteriores de facto de la administración liderada por los kurdos en el noreste de Siria, admite que en al-Hol, Estado Islámico todavía gobierna.

Dice que las mujeres de línea dura son responsables de gran parte de la violencia.

"Hay asesinatos diarios, queman tiendas cuando la gente no sigue la ideología de ISIS", dice, "y están transmitiendo esos puntos de vista radicales a sus hijos".

Y hay niños en todas partes, traídos a Siria por sus padres desde Asia, África y Europa para vivir bajo EI.

Tienen poco que hacer. Algunos de los niños más pequeños nos lanzan piedras mientras conducimos por las secciones extranjeras del campamento.

La ventana de un pasajero se rompe, los guardias del auto no se inmutan. Esto es normal.

Otros niños son completamente pasivos y miran sin comprender mientras se sientan fuera de sus tiendas.

La mayoría ha vivido horrores inimaginables, en constante movimiento mientras Estado Islámico trataba desesperadamente de defender sus territorios en Irak y Siria.

Muchos no han conocido nada más que la guerra y nunca han ido a la escuela.

Algunos tienen heridas visibles. Veo a un niño con una pierna amputada abriéndose paso por el terreno irregular y polvoriento.

Todos han estado expuestos a traumas y pérdidas, y la mayoría han perdido al menos a uno de sus padres.

Para hacer frente a la creciente violencia en el campo, se realizan redadas periódicas de seguridad. Y eso no es todo.

Los niños mayores también son vistos como una amenaza potencial. Una vez que llegan a la adolescencia, son trasladados a centros de detención lejos de sus familias.

"Cuando llegan a cierta edad, son un peligro para ellos mismos y para los demás, por lo que no tenemos más remedio que construir centros de rehabilitación para estos niños", dice Omar.

Señala que se mantienen en contacto con sus madres a través de la Cruz Roja Internacional (CICR).

"Cada día se hace mayor"

Al norte de al-Hol, está Roj, un campamento más pequeño que también alberga a esposas e hijos de Estado Islámico.

La violencia aquí es menos frecuente. Es donde viven muchas de las mujeres británicas, incluidas Shamima Begum, Nicole Jack y sus hijas.

El campamento está dividido por alambradas. Conozco a un grupo de mujeres de la isla caribeña de Trinidad y Tobago, que tenía una de las tasas más altas de reclutamiento para IS en el hemisferio occidental.

Una tiene un hijo de 10 años. Se llevó a sus hijos a vivir bajo Estado Islámico y, después de que mataran a su marido, permanecieron bajo el régimen hasta el final.

Ha oído hablar de niños mayores que han sido separados y ahora teme que esto le pueda pasar a su hijo.

Cuanto mayor se hace, más se preocupa ella. "Me siento y cada día él se hace mayor, cada día que pasa. Creo que tal vez algún día vendrán y se lo llevarán", dice.

Cerca de allí, su hijo juega al fútbol con su hermano y hermana menores. Su padre murió en un ataque aéreo. Me dice que extrañaría a su madre si lo alejaran de ella.

Las instalaciones sanitarias aquí son básicas, hay baños y duchas al aire libre y el agua potable se comparte de los tanques, algo de lo que se quejan todos los niños.

Hay un pequeño zoco -o mercado- en el campamento, que vende juguetes, comida y ropa.

Cada mes, las familias reciben paquetes de alimentos y se les proporciona ropa a sus hijos. Algunos viven en unidades familiares mixtas.

Bajo Estado Islámico, algunas de las mujeres compartían marido y esos lazos han perdurado al compartir el cuidado de los niños y las tareas domésticas.

Destrucción, bombardeo, guerra

Muchos niños asisten a una escuela improvisada dirigida por Save the Children.

"Escuchamos muchas historias y ninguna de estas historias es positiva, desafortunadamente, pero nuestra esperanza es que puedan volver a casa y vivir una infancia normal y estar sanos y seguros", dice Sara Rashdan, de la Oficina de Respuesta Siria de la organización.

"Hemos visto muchos cambios de comportamiento. Vimos que estaban dibujando imágenes de destrucción, bombardeo y guerra ... pero ahora vemos que están dibujando imágenes más positivas de felicidad, flores, hogares".

Sin embargo, no está claro cómo saldrán estos niños o qué les depara el futuro.

mdres e hijos de EI
BBC

Algunos países occidentales ven a las esposas de los combatientes extranjeros de EI como una amenaza para la seguridad.

Muchas de las mujeres niegan que lo sean. Sin embargo, hay una renuencia entre ellas a hablar sobre las víctimas de EI: las miles de mujeres yazidi que fueron esclavizadas por el grupo, o los supuestos oponentes de EI, aquellos a quienes consideraban herejes, que fueron asesinados o murieron luchando contra el grupo.

Es común que las mujeres digan que no vieron ninguna propaganda violenta de EI.

A pesar de vivir en el "califato", muchas afirman desconocer las decapitaciones, masacres y genocidios cometidos por el grupo.

Esta es una excusa habitual de quienes se unieron a EI y, en su mayor parte, no es un argumento que soporte el escrutinio.

Están desconectadas del mundo exterior y pocas entienden cómo se les ve en sus países de origen.

Algunos países europeos como Suecia, Alemania y Bélgica están repatriando a algunos de los niños y sus madres.

Pero con el deterioro de la situación en los campamentos, las autoridades kurdas están instando a más países a llevar de regreso a sus ciudadanos.

"Es un problema internacional, pero la comunidad internacional no está asumiendo sus deberes y responsabilidades", dice el doctor Omar.

"Si sigue así, enfrentamos un desastre que no sabemos cómo resolver".


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

bbc news | mundo - footer
En esta nota

Comentarios