Tendencias
Cintilla de tendencias

México vs Argentina

Héctor Bonilla

Despida del General Urzúa

Ricardo Salinas

La Guerra de las Malvinas: Por qué 'Las Malvinas' siguen siendo un tema tan emotivo en Argentina

Entre 2003 y 2015, los presidentes Néstor y Cristina Kirchner le dieron mayor atención a Malvinas.

Avatar del

Por The Conversation

LONDRES.-Las Islas Malvinas (Falkland Islands) ocupan un lugar central en la vida pública y política de Argentina. El 2 de abril marcó el 40 aniversario de lo que muchos argentinos consideran como la “recuperación” de una parte integral de su territorio nacional del Reino Unido. La “recuperación” solo duraría 74 días antes de que un grupo de trabajo británico derrotara a las tropas argentinas y recuperara lo que el gobierno del Reino Unido reconoce como un territorio británico de ultramar: Las Islas Malvinas.

Este año, el conflicto ha estado marcado con un calendario de eventos mientras Argentina continúa tratando de aceptar lo que sucedió entre abril y junio de 1982. El encuadre de la campaña militar en Argentina como una “recuperación” territorial es importante para entender la continuación resonancia del reclamo de soberanía de Malvinas y los legados emocionales envueltos con la guerra.

Escribiendo en el diario The Guardian del Reino Unido en el 40 aniversario de la invasión de las islas, el canciller argentino, Santiago Cafiero, afirmó que “la recuperación de la soberanía [de las Malvinas] es un objetivo inalienable del pueblo argentino”.

Esto no es sorprendente, dado que una enmienda a la Constitución Argentina en 1994 exigió efectivamente que todos los gobiernos posteriores se comprometieran con “la recuperación… y el pleno ejercicio de la soberanía” de las Malvinas y otros territorios del Atlántico sudoccidental, que incluyen Georgia del Sur y las Islas Sandwich del Sur.

Entre 2003 y 2015, los presidentes Néstor y Cristina Kirchner le dieron mayor atención a Malvinas, instalándola como un tema prioritario tanto en la política interna como en la política exterior. En 2014, Cristina Kirchner estableció la Secretaría de Malvinas para coordinar la estrategia de Argentina en relación con la disputa de soberanía de Malvinas. Recientemente fue reinstalado por el actual presidente argentino, Alberto Fernández, luego de haber sido archivado por su antecesor, Mauricio Macri, durante su mandato de 2015-2019.

Fernández también ha establecido un Consejo Nacional para Asuntos Relativos a las Malvinas. Este está formado por políticos de diferentes partidos, académicos y veteranos de guerra. El consejo busca fortalecer aún más los argumentos argentinos en relación con la disputa de soberanía. También tiene como objetivo desarrollar políticas que conduzcan a la eventual "recuperación" de las islas.

El alcance de la inversión política argentina en la cuestión Malvinas es posible gracias a la omnipresencia de las islas en la vida cotidiana del país. El contorno de las islas se reproduce en señales de tráfico, monumentos bélicos, logotipos de empresas y, más recientemente, uniformes escolares y tarjetas de crédito.

     

Las consignas “Las Malvinas son Argentinas” o, como dijo más recientemente el presidente argentino en Twitter, “Las Malvinas fueron, son y serán argentinas” refuerzan la noción de “recuperación” de la soberanía nacional sobre las islas, son también un espectáculo familiar en los espacios públicos. Una iniciativa reciente del gobierno requerirá que todas las formas de transporte público lleven las palabras “Las Malvinas son Argentinas”.

Uno podría señalar estos recordatorios constantes como evidencia de la inseguridad geopolítica de Argentina sobre sus reclamos territoriales en el Atlántico sudoccidental. Los políticos del Reino Unido y de las propias islas señalan regularmente que esta campaña es una estrategia política para distraer la atención pública de sus problemas económicos.

Y es importante reconocer que no todos los ciudadanos argentinos leen estos recordatorios territoriales de manera que apoyen uniformemente al gobierno de Buenos Aires. Algunos jóvenes argentinos critican la cantidad de energía política gastada en la “recuperación” de las Malvinas. Este es particularmente el caso dados los desafíos que muchos enfrentan en su vida cotidiana como resultado de la inflación y la inestabilidad económica más amplia.

La ubicuidad de las referencias a las Malvinas en la vida pública argentina comienza en las escuelas argentinas y cobra especial protagonismo en torno al aniversario de la guerra. En las escuelas primarias y secundarias, a los niños argentinos se les recuerda el territorio nacional “perdido” a través de la enseñanza de la historia y la geografía.

Las aulas escolares casi siempre cuentan con un mapa de la nación argentina que incluye territorios reclamados por Argentina pero sobre los cuales no tiene jurisdicción efectiva. Los escolares de todo el país interpretan un himno conmovedor llamado Marcha de las Malvinas para coincidir con el aniversario. Los veteranos de la Guerra de Malvinas visitan regularmente las escuelas para transmitir sus relatos de primera mano, fomentando aún más una conexión emocional con sus experiencias y la causa más amplia por la que luchaban.

El hecho de que la mayoría de estos soldados fueran reclutas, algunos de los cuales fueron maltratados por sus superiores durante la guerra, solo sirve para amplificar la conmoción asociada con la memoria de la guerra tanto para escolares como para adultos. Esto se debe a que se perdieron muchas vidas jóvenes en una guerra que la mayoría de los argentinos sigue considerando “justa”, en parte como resultado del nacionalismo territorial argentino descrito anteriormente y la hostilidad hacia la historia de la influencia colonial británica en la región.

Sin embargo, muchos argentinos también reconocen que, justa o no, fue una guerra orquestada y corrompida por una dictadura asesina que fue responsable del abuso de civiles y soldados reclutados por igual.

Estos elementos continúan animando a la mayoría del electorado argentino 40 años después de la guerra de 1982 según una encuesta reciente. La encuesta encontró que más del 80% de los encuestados cree que Argentina debe continuar con su reclamo por el ejercicio de la soberanía sobre las Malvinas.

Este abrumador apoyo público significa que las Malvinas son un llamado efectivo para cualquier gobierno en Argentina y, por esta razón, es poco probable que los esfuerzos para “recuperar” la soberanía sobre las islas se desvanezcan en el corto plazo.

Artículo original publicado en The Conversation

En esta nota
  • Islas Malvinas

Comentarios