No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

La Corriente del Golfo disminuye y podría desencadenar una posible era de hielo: Expertos

El derretimiento del hielo ártico está añadiendo agua dulce y más fría a la corriente, alterándola, que en algún momento puede frenarse y cambiar por completo el clima del planeta.

Avatar del

Por El Imparcial

Derretimiento del hielo ártico(Pixabay. Imagen ilustrativa)

Derretimiento del hielo ártico | Pixabay. Imagen ilustrativa

MÉXICO.- La Corriente del Golfo y la actividad solar son los dos factores que en  la actualidad  tienen ocupados a varios científicos que han comenzado a darle la importancia debida a los cambios que pueden desencadenarse en el clima futuro.

Sobre la Corriente del Golfo,  los expertos explican que los océanos tienen un rol muy importante en nuestro sistema climático los cuales cubren hasta un 70% del planeta, formándose en ellos corrientes en respuesta a variaciones de temperatura y salinidad.

La Corriente del Golfo se mueve sobre el Caribe, curva dentro del Golfo de México donde toma aguas cálidas, rumbo a latitudes mayores donde se enfría y hunde para regresar hacia el sur. Entre otros factores, esta corriente ayuda modular las temperaturas sobre Europa favoreciendo inviernos no tan fríos y veranos no tan calurosos, aunque no siempre es así.

Tormenta invernal. Pixabay. Imagen ilustrativa

Los estudios más actuales arrojan dos situaciones, la primera es que se presentan zonas con mayor temperatura  frente al noreste de Estados Unidos proporcionando más energía a ciclones tropicales y extratropicales; la segunda es que su velocidad de desplazamiento ha estado disminuyendo, siendo uno de los motivos principales la gran cantidad de agua dulce y fría procedente del derretimiento del hielo ártico.

La Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC por sus siglas en inglés) originada por diferencias de temperatura y salinidad, es por donde la Corriente del Golfo se mueve, transportando aguas cálidas al norte y frías hacia el sur para mantener un “equilibrio”.

Algunos estudios muestran que la corriente se desplaza más lento desde hace más de 100 años, y aún más lento desde hace 40. Es aquí donde la corriente podría  colapsar, frenándose y desencadenando una posible era de hielo en el hemisferio norte, quizá un fenómeno menos probable, pero no imposible.

El derretimiento del hielo ártico está añadiendo agua dulce y más fría a la corriente, alterándola, que en algun momento puede frenarse y cambiar por completo el clima del planeta.

 Intensa nevada. Pixabay. Imagen ilustrativa

Si se simula en modelos numéricos que la AMOC se frena por completo, el resultado da temperaturas de hasta 10°C inferiores a lo normal en el paises del hemisferio norte; desafortunadamente, no se puede asegurar ni determinar cuándo ocurrirá, quizá en 1000 años, o quizá en 10.

Los expertos señalan que se debe tener claro que nuestro clima es muy frágil y cada año se están presentando inviernos más fríos y verano más cálidos con mayor derretimiento de los polos que, en algún momento podría frenar la corriente marina.

Respecto al segundo factor, el  déficit de la actividad solar, el Instituto de Geofísica de la UNAM ha informado de la baja actividad solar, la cual ya se tenía indicios desde hace alrededor de 20 años, de acuerdo con el investigador Víctor Manuel Velasco  y sus colaboradores. 

El Sol presenta un ciclo normal de 11 años en el que su actividad de manchas solares aumenta y disminuye, así como la radiación que llega al planeta Tierra; en la actualidad se va saliendo del mínimo solar del ciclo 24 que se dio entre 2018 y 2019, ahora se está en camino al ciclo 25, cuya máxima intensidad podría estar cercano al año 2025.

A pesar de que aumentarán las manchas-radiación en dicho año, sería mucho menor en comparación con los ciclos anteriores, previéndose que el fenómeno se extienda hasta las décadas de 2050 o 2060, basado en predicciones estadísticas de ingeniería espacial e inteligencia artificial.

En cada mínimo solar se ha observado la disminución de temperaturas a nivel mundial que podría ser más evidente debido a este déficit solar, ocasionando “apagones y nevadas intensas” que se podrían considerr ahora, típicas.

 

Manifestación sobre el cambio climático. Pixabay

Son muchos los factores que influyen en el clima de la Tierra, por lo que asegurar un único escenario es difícil,  por ello, los expertos insisten que es de gran importancia cuidar al planeta.

 

Con información de Meteored

 
En esta nota

Comentarios