No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

Emanuela Orlandi: La adolescente desaparecida hace 36 años en el Vaticano

Existen diversas teorías sobre las extrañas circunstancias de su desaparición.
 

Avatar del

Por Redacción GH

Emanuela era la cuarta de cinco hermanos, y su padre era empleado del Instituto de las Obras de Religión, mejor conocido como el Banco Vaticano.(Banco Digital)

Emanuela era la cuarta de cinco hermanos, y su padre era empleado del Instituto de las Obras de Religión, mejor conocido como el Banco Vaticano. | Banco Digital

CIUDAD DEL VATICANO.- El 22 de junio de 1983 fue la última vez que la joven de 15 años, Emanuela Orlandi, fue vista por las calles del Vaticano, lugar donde vivía con su familia.

Emanuela era la cuarta de cinco hermanos, y su padre, Ercole Orlandi, era empleado del Instituto de las Obras de Religión, mejor conocido como el Banco Vaticano.

Lo único que se sabe del día de la desaparición de Orlandi es que fue vista en una parada de autobús cuando se dirigía a clases de flauta.

Respecto a su desaparición, existen tres teorías principales, sin embargo, después de 36 años su caso sigue sin resolverse.


Teoría Juan Pablo II – Mehmet Ali Agca

Es bien conocido que el pontífice Juan Pablo II sobrevivió a un atentado contra su vida el 13 de mayo de 1981, a manos del terrorista turco Mehmet Ali Agca, quien en el momento de la desaparición de Emanuela, se encontraba prisionero.

El cinco de julio de 1983, los familiares de Emanuela recibieron la primera de varias llamadas de una persona, a la que identifican como el “Americano”, debido a su acento estadounidense. En sus llamadas, pretendía liberar a Emanuela a cambio de la libertad de Ali Agca.

Tras esto, recibieron otra llamada, donde el tío de Emanuela, Mario Meneguzzi, reconoció la voz de la adolescente. En la llamada se escuchaban gemidos y lamentos de la joven.

En otra llamada, el “Americano” indicó que en cierto lugar dejaría cosas personales de Emanuela, para confirmar que la tiene cautiva. En efecto, los familiares encontraron la bolsa y copias de partituras que cargaba la chica el día de su desaparición.

También una amiga de Emanuela, Laura Casagrande, recibió una llamada donde le exigieron contactar a una agencia estatal de noticias para anunciar que se habían llevado a la joven por ser una ciudadana del Vaticano, y que fijaban como fecha límite el 20 de julio para cumplir con su solicitud, la liberación de Agca.

Sin embargo, el Vaticano pidió al gobierno italiano no dejar en libertad a Agca.

Teoría Mafia italiana

En el año 2005, 22 años después de la desaparición de Emanuela, una mujer de nombre Sabrina Minardi, quien se identificó como amante del líder del grupo mafioso Banda Della Magliana, confesó que ella fue parte del secuestro de la adolescente.

Según la versión de la mujer, su amante Enrico De Pedis le solicitó llevar a Emanuela en un automóvil hasta su destino final. De Pedis, quien fue un sospechoso desde las primeras investigaciones, falleció en 1990, cuyos restos irónicamente descansaron un tiempo en el Vaticano.

Esta teoría se reforzó en 2013 cuando un fotógrafo de nombre Marco Acceti confesó haber participado en el secuestro y homicidio con De Pedis, coincidiendo con la información proporcionada por Minardi.


Teoría Explotación sexual

En el año 2012, el padre Gabriele Amorth, quien fue jefe de exorcistas en el Vaticano, comentó en una entrevista que la desaparición de Emanuela se debió a una red de explotación sexual manejada por un policía y personal diplomático dentro de la Santa Sede.

El sacerdote explicó que en aquel entonces se realizaban fiestas, donde a veces “reclutaban” chicas. 

“La red implicaba al personal diplomático de una embajada de la Santa Sede en el extranjero y estoy convencido de que Emanuela fue víctima de este círculo".

Sin embargo, Amorth falleció en 2016, sin haber realizado más información al respecto.

El caso en la actualidad

Cuando el Papa Francisco fue elegido, el hermano mayor de Emanuela, Pietro, mantuvo una plática con él. En la reunión, también se encontraba la madre de la desaparecida.

Respecto al caso, el pontífice simplemente les dijo que descansaran, porque Emanuela “se encontraba en el cielo”.

Las palabras del Papa dejaron helados al hermano y a su madre, y ya no fueron atendidos por el caso en la Santa Sede.

Sin embargo, unas osamentas encontradas en el año 2018 levantaron las esperanzas de la familia, pero después de pruebas, confirmaron que los restos pertenecían a otra época, alrededor de la década de los sesenta.

En 2019, la familia recibió una carta anónima, donde el informante indicaba que los investigadores deberían indagar en el lugar hacia donde apunta la estatua de un ángel en un cementerio del Vaticano.

Las tumbas, que pertenecían a unas princesas fallecidas en el siglo XIX, fueron abiertas, pero para sorpresa de la mayoría, estaban vacías.

Antes de abrir las tumbas, Pietro, hermano de Emanuela, había comentado que prefería que su hermana no se encontrara ahí, debido a que su madre aún vive en la Santa Sede.

"Sería angustioso para mi madre [si los restos de Emanuela son encontrados]. Ella aún vive en el Vaticano, a tan solo 200 o 300 metros de aquel cementerio. La sola idea de pensar que haya estado tan cerca de mi hermana durante tanto tiempo sin saberlo me hace sentir terriblemente mal".

El sábado fue confirmado por autoridades del Vaticano el hallazgo de dos conjuntos de huesos debajo un pozo de piedra, que se abrirá formalmente la próxima semana.

Con información de BBC, Infobae, France 24 y La Información

En esta nota
  • Vaticano
  • Emanuela Orlandi

Comentarios