No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

El vicepresidente salvadoreño niega que la reforma busque perpetuar a Bukele

El vicepresidente también reveló que le envío su propuesta de reformar la Constitución al expresidente Mauricio Funes (2009-2014) para ser "recordado como el gran reformador".

Avatar del

Por El Universal

El vicepresidente de El Salvador, Félix Ulloa, negó este jueves que la reforma constitucional que le encargó preparar el presidente del país, Nayib Bukele, busque perpetuarlo en la presidencia y concentrar el poder a su favor.(EFE)

El vicepresidente de El Salvador, Félix Ulloa, negó este jueves que la reforma constitucional que le encargó preparar el presidente del país, Nayib Bukele, busque perpetuarlo en la presidencia y concentrar el poder a su favor. | EFE

EL SALVADOR.-El vicepresidente de El Salvador, Félix Ulloa, negó este jueves que la reforma constitucional que le encargó preparar el presidente del país, Nayib Bukele, busque perpetuarlo en la presidencia y concentrar el poder a su favor.

Ulloa dijo durante una entrevista televisiva que estos señalamientos los recibe con "sorpresa" y "con mucha pena", principalmente porque algunos vienen de personas que fueron invitadas al proceso de consulta y no aceptaron.

"No hay concentración del poder (en la reforma), perpetuarse en el poder mucho menos. Absolutamente, eso ha quedado descartado desde el primer día y nunca fue esa la intención con la que yo vengo planteando la reforma constitucional", sostuvo el vicemandatario.

Añadió que quienes conocen su trayectoria saben que él "nunca" va a estar "del lado del autoritarismo, de la autocracia y mucho menos de formular un dictadura". Además, agregó que su formación "viene de la lucha contra las dictaduras".

Subrayó que la reforma que busca no seguirá los modelos de Hugo Chávez en Venezuela, Rafael Correa en Ecuador y Evo Morales en Bolivia.

"Yo sería el primero en oponerme a un modelo político de esa naturaleza, porque soy un demócrata", señaló Ulloa.

Aseguró que el presidente Bukele también le ha afirmado, en una conversación que tuvieron sobre "algunas líneas políticas" que estaban mandando señales "erróneas" a la comunidad internacional, que también es un "demócrata".

Ulloa no detalló si esa conversación se dio a raíz del ingreso de Bukele con militares armados con fusiles de asalto al Congreso como medida de presión, según admitió el presidente, para que los diputados le aprobaran un millonario préstamos para seguridad el 9 de febrero pasado.

Tampoco indicó si se dio por la decisión de Bukele de no obedecer un fallo de la Sala de lo Constitucional que le prohibía detener y confinar forzosamente a las personas que se saltaban la cuarentena domiciliar por el COVID-19 o por las constantes confrontaciones con el órgano Legislativo y Judicial.

"En lo que él está claro y me lo ha dejado por escrito en los chat que tenemos es que este Gobierno tiene que dejar un legado para el país más allá de la obra física", acotó.

El vicepresidente también reveló que le envío su propuesta de reformar la Constitución al expresidente Mauricio Funes (2009-2014) para ser "recordado como el gran reformador".

De igual forma, el abogado y miembro del equipo que trabajará la reforma Fabio Castillo recomendó al expresidente Salvador Sánchez Cerén (2014-2019) modificar la Constitución.

Ulloa aseguró que tiene "más de 25 años" de estar planteando el plan de reforma a la Carta Magna, y que es "su" iniciativa "y no es de este Gobierno".

Los representantes de una veintena de organizaciones de derechos humanos llamaron el miércoles al Gobierno a discutir públicamente la reforma.

"Si vamos a reformar la norma fundamental de El Salvador tiene que ser a la luz de toda la población, abierta al debate y en el que podamos participar todas la expresiones", apuntó Juan Carlos Sánchez, de la Fundación para el Debido Proceso.

El pasado 9 de septiembre, el Gobierno manejó públicamente por primera vez, en un comunicado de prensa, la posibilidad de convocar a una constituyente, a pesar que la Carta Magna no estipula en su articulado un mecanismo de convocatoria.

En esta nota

Comentarios