No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

África y América Latina, objetivos frágiles para la transmisión de coronavirus

El coronavirus ahora se está moviendo a partes del mundo que pueden estar menos preparadas.

Avatar del

Por AP

En esta fotografía tomada el jueves 19 de marzo de 2020, los residentes de Abidjan, Costa de Marfil, usan máscaras para protegerse del coronavirus mientras caminan por una calle.(AP)

En esta fotografía tomada el jueves 19 de marzo de 2020, los residentes de Abidjan, Costa de Marfil, usan máscaras para protegerse del coronavirus mientras caminan por una calle. | AP

DAKAR, Senegal (AP) - La nación de Malí en África Occidental tiene aproximadamente un ventilador por cada millón de personas, 20 en total para ayudar a los pacientes críticos con insuficiencia respiratoria. En Perú, con más de 32 millones de personas, existen alrededor de 350 camas en unidades de cuidados intensivos.


El coronavirus ahora se está moviendo a partes del mundo que pueden estar menos preparadas. Algunos países de África y América Latina carecen del equipo o incluso del personal de salud capacitado para responder.


Muchas de sus naciones están cerrando de golpe las fronteras y prohibiendo grandes reuniones con la esperanza de evitar las escenas en países más ricos como Italia y los Estados Unidos, pero la transmisión local del virus ha comenzado.


Contener esa propagación es el nuevo desafío. África tiene más de 900 casos confirmados y América Latina más de 2 mil 500, pero una respuesta temprana es crucial, ya que los sistemas de salud frágiles podrían verse abrumados rápidamente.


Con recursos tan limitados, los expertos dicen que la identificación de casos, el rastreo y las pruebas son clave.


Hemos visto cómo el virus realmente acelera eso después de cierto punto de inflexión. Entonces, el mejor consejo para África es prepararse para lo peor y prepararse hoy”, dijo este miércoles el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.


"Tenemos barreras diferentes y significativas para la atención médica en África, lo que podría ser un verdadero desafío", informó el Dr. Ngozi Erondu, investigador principal del Centro de Chatham House para la Seguridad de la Salud Global.


Muchos países en el África subsahariana no tienen salas de aislamiento o gran cantidad de trabajadores de la salud para responder a un aumento de pacientes con COVID-19, detalló.


Liberia y Burkina Faso solo tienen unos pocos ventiladores para sus millones de personas.


El Dr. Bernard Olayo, fundador del Centro para el Desarrollo y la Salud Pública con sede en Kenia, dijo que la mayoría de los países de África no pueden pagar los ventiladores. Incluso si otros países proporcionaron ventiladores, no es suficiente debido a la falta de personas calificadas para usarlos.


Es complejo, es muy complejo porque los pacientes que terminan con ventiladores requieren atención las 24 horas por equipos más grandes", dijo.


Muchos pacientes podrían tener éxito con solo oxígeno, dijo, pero cerca de la mitad de los centros de salud en los países africanos no tienen suministros confiables de oxígeno. Se pueden usar concentradores de oxígeno, pero dados los frecuentes cortes de electricidad en muchos países, se necesitan generadores de oxígeno y cilindros de presión porque pueden funcionar mientras no hay electricidad.


El director regional de África de la OMS, el Dr. Matshidiso Moeti, dijo que la falta de instalaciones y ventiladores de la UCI es uno de los mayores desafíos que enfrenta el continente.


"Hemos podido identificar la importación de una instalación tipo hospital de campo que se puede configurar y equipar con algunos de los elementos clave necesarios, como ventiladores", comentó. La capacitación comenzó en la República del Congo y Senegal, por lo que los trabajadores de la salud estarán listos para operarla, y los fondos del Banco Mundial estarán disponibles, dijo.


No todo es sombrío. Elsie Kanza, directora de África en el Foro Económico Mundial, dijo que muchos países están implementando las lecciones aprendidas del brote de ébola en África occidental en 2014-2016 que mató a más de 10,000 personas.


Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África se crearon para responder a ese brote de ébola. A partir del jueves, 43 países pueden analizar el coronavirus, dijo. Además, el multimillonario chino Jack Ma se comprometió esta semana a donar 1.1 millones de kits de prueba, 6 millones de máscaras y 60 mil trajes protectores y protectores faciales para compartir entre todos los países africanos.


Mientras tanto, Senegal está ayudando a desarrollar una prueba rápida COVID-19 que se espera para junio.


Pero algunos, incluido Adama Dempster, un defensor de los derechos humanos en Liberia, advirtió que el apoyo a los esfuerzos de las naciones africanas podría agotarse si los casos se disparan.

Es algo preocupante porque otros países que son tan poderosos y tienen la sofisticación para lidiar con cosas como esta están preocupados por su propia situación", dijo.


África no es el único continente preocupado por lo que vendrá.


Varios países de América Latina se encuentran entre los menos preparados del mundo para una pandemia, con sistemas de salud que ya se han debilitado.


El ministro de Defensa peruano, Walter Martos, dijo el lunes a la televisión local de América que la nación tiene menos de 400 respiradores disponibles.


"No es mucho", dijo. "Realmente, no tenemos la infraestructura que tienen las naciones desarrolladas".


Perú y otras naciones de América Latina están considerando la experiencia en Europa como una advertencia y esperan reducir la propagación de los casos de coronavirus antes de que abrumen a los hospitales.


El epidemiólogo Cristian Díaz Vélez dijo que esas medidas podrían crear un aumento más lento en los casos que es más manejable para el sistema médico peruano. Informó que el país tiene alrededor de 300 a 350 camas en unidades de cuidados intensivos, la mitad de las cuales ahora están en uso.


"Abrumará nuestro sistema de salud", dijo, si los casos se disparan.


A otros países de América Latina les podría ir mucho peor.


Venezuela ocupa el puesto 176 de 195 naciones en todo el mundo en preparación para una crisis de salud, según el Índice de Seguridad de Salud Global, un proyecto del Centro John Hopkins para la Seguridad de la Salud y la Iniciativa de Amenazas Nucleares.


El sistema de salud del país se ha visto afectado por años de contracción económica, caos político y crisis humanitaria, con crecientes tasas de mortalidad infantil y escasez crítica de agua y medicamentos.


Una crisis migratoria en la que han huido más de 4,5 millones de personas, uno de los éxodos más grandes del mundo en la actualidad, podría exacerbar la propagación del virus en toda la región.


Eso es particularmente preocupante en Colombia, donde viven cerca de 2 millones de venezolanos. Los hospitales a lo largo de la frontera han visto aumentar su capacidad. La pandemia de coronavirus podría inclinarlos aún más por el borde.


El sistema de salud obviamente tiene una capacidad que podría superarse claramente, en Colombia y en cualquier país de América Latina", dijo el Dr. Alfonso Rodríguez-Morales, vicepresidente de la Asociación Colombiana de Enfermedades Infecciosas.
 

En esta nota

Comentarios