México

Secretaría de Cultura se muda lento a oficinas de Tlaxcala

A siete meses de su apertura, sólo cinco empleados directos de la SC han "mudaron" sus despachos de la Ciudad de México a la Entidad.

Avatar del

Por Agencia Reforma

Hay otros 107 trabajadores en el inmueble, pero 97 son del INAH y 10 más forman parte de La Colmena, Centro de Tecnologías Creativas, que tiene su sede fija en el lugar.(Agencia Reforma)

Hay otros 107 trabajadores en el inmueble, pero 97 son del INAH y 10 más forman parte de La Colmena, Centro de Tecnologías Creativas, que tiene su sede fija en el lugar. | Agencia Reforma

TLAXCALA, Tlaxcala.-Fuera de eventos especiales, el inmueble que ocupa la Secretaría de Cultura (SC) en la capital tlaxcalteca funciona más como las oficinas del Centro INAH estatal que como sede de la dependencia federal.


A siete meses de su apertura, sólo cinco empleados directos de la SC han "mudaron" sus despachos de la Ciudad de México a la Entidad.


Según una solicitud de información pública realizada por un ciudadano, se trata de tres empleados de la Oficina de la Secretaria -no identificados en el documento-, además del vocero de la dependencia, Antonio Martínez, y el director general de Tecnologías de la Información y Comunicación, Noé Sánchez.


Hay otros 107 trabajadores en el inmueble, pero 97 son del INAH y 10 más forman parte de La Colmena, Centro de Tecnologías Creativas, que tiene su sede fija en el lugar.


Trabajadores del inmueble consultados corroboran, además, que los funcionarios de la SC acuden con una periodicidad no mayor a cada quincena, y que la Secretaria, Alejandra Frausto, ocupa su oficina una vez al mes.


"Es una pantalla", dice, tajante, un empleado del lugar sobre el esfuerzo que habría de convertir a la dependencia en punta de lanza dentro de los esfuerzos de descentralización del Presidente Andrés Manuel López Obrador.


Hasta el 22 de mayo, fecha en que REFORMA realizó otra solicitud de información, Frausto, según respuesta de la propia dependencia, únicamente había despachado 10 días en Tlaxcala desde que abrió la sede, en enero.


Durante la apertura, se dijo que el cambio sería gradual y se estimaba que unos 25 funcionarios llegarían en la primera etapa, algo que no ha sucedido.


Según los trabajadores consultados ayer durante un evento realizado en el inmueble -la entrega de estímulos del Programa Apoyos a la Cultura-, sólo unos cuantos funcionarios tienen alguna presencia en Tlaxcala.


Reportan que Pável Granados, titular de la Fonoteca Nacional, acude, por ejemplo, dos días cada dos semanas. Y también reconocen presencia similar del equipo del Indautor, entre otras áreas.


"Pero si el INAH no estuviera aquí, esto estaría vacío", dice el trabajador consultado.


Cuando llegó la SC, el inmueble fue dividido en dos: en la parte izquierda, el Instituto Tlaxcalteca de la Cultura (ITC) tiene una galería, su acervo y oficinas, y el contrario lo ocupa la dependencia federal y el Centro INAH-Tlaxcala. La Colmena está los pisos inferiores del lado izquierdo.


Consultada ayer, Frausto insistió en que el proceso de descentralización debe ser gradual.


"Es parte de la responsabilidad que va creciendo en cada una de las áreas. Ustedes saben que muchas de las actividades culturales, siempre lo he dicho, están concentradas en la Ciudad de México, y poco a poco hacer este proceso más fehaciente", dijo.


No obstante a lo que respondió la propia dependencia en las solicitudes de información, aseguró que la SC tiene una presencia robusta en el lugar.


"Todas las áreas de la Secretaría despachan aquí parte de la semana, y esto va a ir creciendo vez con vez", declaró. "La posibilidad de descentralizar es real y vamos a ir en ese proceso, no vamos a cejar en ese esfuerzo".


Tampoco se comprometió a poner en cifras el avance de la mudanza.


"No podría hacer un porcentaje exacto porque todas las áreas de la Secretaría están trabajando constantemente aquí", concluyó.


Tras eventos como el de ayer, sin embargo, con un caudal de invitados, música y comida, la sede de la SC en Tlaxcala espera ser ocupada realmente por la dependencia, cuyos pendones se muestran en la entrada.

Y SURGEN FRICCIONES
Trabajadores del ITC también señalan que el equipo de seguridad del INAH es reacio a abrir los jardines y espacios de recreación del inmueble al público en general, argumentando que distraen a los trabajadores.


Además señalan que se suscitan tensiones entre el personal local y el INAH sobre qué le corresponde a cada quién hacer en el inmueble.

En esta nota
  • Secretaría de Cultura

Comentarios