No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

Por temor a coronavirus, atacan con cloro a practicante del IMSS

Mientras realizaba algunas compras en un centro comercial, Luis Gerardo Ramos, practicante profesional en el Instituto Mexicano del Seguro Social, fue rociado con cloro por una mujer

Avatar del

Por El Universal

Mientras realizaba algunas compras en un centro comercial, Luis Gerardo Ramos, practicante profesional en el Instituto Mexicano del Seguro Social, fue rociado con cloro por una mujer(Especial)

Mientras realizaba algunas compras en un centro comercial, Luis Gerardo Ramos, practicante profesional en el Instituto Mexicano del Seguro Social, fue rociado con cloro por una mujer | Especial

Reynosa.- Mientras realizaba algunas compras en un centro comercial, Luis Gerardo Ramos, practicante profesional en el Instituto Mexicano del Seguro Social, fue rociado con cloro por una mujer que lo culpa de la propagación del Coronavirus en esta frontera.

Luis Gerardo hizo pública en redes sociales la sorpresa que le causó el que la mujer le gritara que el personal de salud está infectando a Reynosa con Covid-19.

"Llegué a la tienda con mi cubrebocas y uniforme. La señora gritaba que nosotros somos lo culpables de todo lo que está pasando. Yo no soy culpable de que no se quieran cuidar y no lleven a cabo las indicaciones que nos siguen dando de quedarse en sus casas".

Explicó que lejos de darle coraje, le da pena y tristeza que aún piensen que el personal de Salud son "bichos infectando gente por doquier (sic)”.

"Por Dios santo, nosotros no trabajamos matando personas nosotros cuidamos a personas cuando más lo necesitan, ese es mi trabajo y el de muchos compañeros en esta ciudad, creen que vaciándonos una botella de cloro nos vamos a desinfectar".

Manifestó que siente tristeza que tengan que hacer estos actos por pensar que el personal de salud son los culpables de que las cifras en este país y en esta ciudad vayan a la alta.

"Ahora ya no puede uno salir con su uniforme de enfermería por miedo a que ya no sea una botella de cloro, después no vaya a ser una botella de ácido.

“En lugar de haberme vaciado esa botella de cloro a mí, lo hubiera vaciado en su casa. Se hubiera ahorrado esos pesitos que gastó, puede que mañana le vayan a hacer falta".
 

En esta nota

Comentarios