México

Norberto, Leonardo y Priscila, estudiantes víctimas de secuestradores en CDMX 

Los recientes hechos han expuesto la inseguridad y violencia que se vive en el País. 

Avatar del

Por Redacción GH

De manera extraoficial se señala a "Las Pelonas", una banda delictiva que se dedica a secuestrar y asesinar jóvenes estudiantes de escuelas privadas.

De manera extraoficial se señala a "Las Pelonas", una banda delictiva que se dedica a secuestrar y asesinar jóvenes estudiantes de escuelas privadas.

CIUDAD DE MÉXICO.- Los secuestros y asesinatos de los estudiantes Norberto Ronquillo y Leonardo Avendaño han conmocionado a México. Los casos han causado indignación por las declaraciones brindadas por las autoridades, además de exponer la inseguridad y violencia que se vive en el País. 

Norberto, estudiante de la Universidad del Pedregal, fue secuestrado el 4 de junio en Tlalpan, al Sur de Ciudad de México. 

El joven de 22 años, quien estaba por graduarse de la carrera de Mercadotecnia Internacional, fue privado de su libertad al salir de la universidad alrededor de las 21:00 horas. 

Sus padres dijeron que recibieron una llamada exigiendo el pago de un rescate. Aunque la cantidad fue cubierta, el joven chihuahuense no fue liberado.

Fue el día lunes 10 de junio cuando las autoridades informaron que, a través de una llamada al número de emergencias 911, se tuvo conocimiento del hallazgo de su cuerpo en la alcaldía de Xochimilco.

El cuerpo de Norberto estaba en una bolsa de color negro y envuelto en una cobija color gris. 

Los exámenes de necropsia realizados, arrojaron que la causa de muerte fue asfixia por estrangulamiento.

Autoridades cercanas a la investigación declararon que el cuerpo del estudiante llevaba entre tres y cinco días de haber fallecido. Es decir, el estudiante universitario pudo haber muerto el mismo día de su secuestro.

La familia se alistaba a viajar a la Ciudad de México para celebrar la culminación de los estudios del joven cuando recibieron la llamada que les cambió su vida.

Yo venía a recoger el diploma de mi hijo, el certificado de su licenciatura, y ahora me llevo su certificado de defunción", lamentó entre lágrimas Norelia.

Este jueves se dio a conocer que fue detenida una persona cercana a Norberto señalada como presunto responsable en el caso, sin embargo, Ernestina Godoy, negó el hecho. 

La procuradora de CDMX rechazó la detención y dijo que continúan trabajando para  armar una judicialización fuerte y recordó que existen dos líneas de investigación en el caso: Una banda delictiva o por una persona cercana.

UN ESTUDIANTE MÁS

Al lamentable caso sin resolver de Norberto, se suma un secuestro y asesinato de otro estudiante: Leonardo Avendaño. 

Aspirante a sacerdote, Hugo Leonardo Avendaño Chávez, fue visto por última vez el 11 de junio en calles de colonia Aculco, en la alcaldía Iztapalapa.

 El "modus operandi" fue muy similar al caso de Norberto Ronquillo.

El cuerpo de Leonardo fue encontrado dentro de su propio vehículo, con signos de violencia. La necropsia indicó que murió a consecuencia de una asfixia por estrangulamiento.

Su familia denunció malos tratos por parte de las autoridades y exigieron que se haga la debida investigación y que no quede como un caso más. 

Este hecho se da en esta misma semana de la tragedia del joven originario de Chihuahua. 

PRISCILA, EL SECUESTRO MÁS LARGO DE CDMX 

Priscila Loera estuvo secuestrada por más de dos años en la Ciudad de México, su familia pagó el rescate en al menos dos ocasiones y por su caso sólo hay un detenido.

Priscila fue secuestrada el 11 de diciembre de 2007 en la colonia Pro-Hogar, en la alcaldía de Azcapotzalco. La joven acababa de cumplir 18 años y estaba por graduarse de la preparatoria.

Ella permaneció cautiva durante más de dos años y fue asesinada por integrantes de la banda "Las Pelonas".

En febrero de 2010 fue localizado el cuerpo de la joven en un paraje de Huitzilac, Morelos. Sin embargo, en ese momento los restos no pudieron ser identificados, por lo que fueron enviados a una fosa común donde permanecieron tres años.

En 2013, la Procuraduría General de la República informó del hallazgo de los restos de la joven a la familia de Loera, quienes confiaban en que su hija siguiera viva después de seis años de cautiverio.

La familia de la joven pagó un último rescate en octubre de 2009, pues habían recibido supuestas cartas escritas por ella y fotografías donde aparecía con periódicos de fechas recientes.

La última "prueba de vida" que mandaron los secuestradores fue en agosto de 2010, seis meses después de que su cadáver con varios impactos de bala fuera hallado en el paraje de Morelos.

El secuestro fue catalogado como uno de los más largos registrado en la historia de la Ciudad de México, pues hasta 2013 se creía que la joven seguía con vida.

ESCUELAS PRIVADAS, BLANCO DE SECUESTRADORES

Desde 2015, una banda de secuestradores identificada por las autoridades locales como “Las Pelonas”, opera en las alcaldías del Sur de la Ciudad de acuerdo con la procuraduría local.

Sus víctimas son estudiantes preparatorianos y universitarios de escuelas privadas en Tlalpan, Coyoacán y Xochimilco. Para regresar a sus víctimas con vida piden sumas de entre 4 y 5 millones de pesos; aun así, asesinan a los plagiados durante las primeras 48 horas luego de su rapto.

El modus operandi es muy similar al caso del estudiante de la Universidad del Pedregal, Norberto Ronquillo. Con base en la carpeta de investigación FCIH/UI-1C/D/00100/06-2019, esta es una de las líneas de investigación, pero hasta el momento, la procuraduría local no ha podido hallar rastros sólidos en este secuestro.

Otra de las características de “Las Pelonas” es que asesinan a sus secuestrados en un lapso de 48 horas y sus cuerpos los abandonan en la zona boscosa de Xochimilco, Tlalpan y Milpa Alta; el líder de ese grupo es identificado solamente con el mote de “El Barbas”.

La primera víctima mortal fue en 2015, cuando un joven universitario fue secuestrado de una universidad sobre la avenida Insurgentes Sur, en la alcaldía Tlalpan.

Por él pidieron 5 millones de pesos. La familia —en 12 horas— consiguió 800 mil pesos y pagó el rescate, pero el cuerpo del joven de 22 años fue encontrado en la zona del Ajusco.

Todos son preparatorianos y universitarios de colegios privados. Ahora, con el caso de Norberto Ronquillo y Leonardo Avendaño, la procuraduría capitalina sostiene que posiblemente y por el modus operandi, “Las Pelonas” y “El Barbas” pueden estar relacionados, sin embargo, autoridades no han confirmado o descartado que sea así. 

El único secuestro y asesinato confirmado a manos de esta banda delictiva es el de Priscila Loera. 


 

En esta nota

Comentarios