No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

Instalan antimonumento en Paseo de la Reforma a diez años de masacre de San Fernando; sin justicia, dicen

Se cumple una década de la masacre entre el 22 y 23 de agosto de 2010 en la que 72 migrantes, 58 hombres y 14 mujeres, fueron secuestrados y asesinados en San Fernando, Tamaulipas.

Avatar del

Por El Imparcial y EFE

1/5
Instalan antimonumento en Paseo de la Reforma a diez años de masacre de San Fernando; sin justicia, dicen(EFE)

Instalan antimonumento en Paseo de la Reforma a diez años de masacre de San Fernando; sin justicia, dicen | EFE

Instalan antimonumento en Paseo de la Reforma a diez años de masacre de San Fernando; sin justicia, dicen(EFE)

Instalan antimonumento en Paseo de la Reforma a diez años de masacre de San Fernando; sin justicia, dicen | EFE

Instalan antimonumento en Paseo de la Reforma a diez años de masacre de San Fernando; sin justicia, dicen(EFE)

Instalan antimonumento en Paseo de la Reforma a diez años de masacre de San Fernando; sin justicia, dicen | EFE

Instalan antimonumento en Paseo de la Reforma a diez años de masacre de San Fernando; sin justicia, dicen(EFE)

Instalan antimonumento en Paseo de la Reforma a diez años de masacre de San Fernando; sin justicia, dicen | EFE

Instalan antimonumento en Paseo de la Reforma a diez años de masacre de San Fernando; sin justicia, dicen(EFE)

Instalan antimonumento en Paseo de la Reforma a diez años de masacre de San Fernando; sin justicia, dicen | EFE

CIUDAD DE MÉXICO.- Este sábado un "antimonumento" en forma de +72 fue instalado frente a la embajada estadounidense en la Ciudad de México para conmemorar 10 años de la masacre de migrantes en San Fernando, en el noreste estado de Tamaulipas. 


Un grupo de personas con ropas de color blanco, autodenominado +72, indicó en un comunicado que esta efigie se coloca ante la sede diplomática de Estados Unidos, situada en la Avenida Paseo de la Reforma, para que la vean gobernantes, políticos, turistas y ciudadanos durante su andar por esta calle, considerada una de las más transitadas de la urbe.

Aunado a que, consideran los activistas, el país cuyo presidente actual es Donald Trump, persigue y criminaliza a los migrantes:

Les ha puesto un muro, una pared infame que no sólo se ha levantado en la gestión Trump, lleva varios años construyéndose. Les persigue y criminaliza, los trata como delincuentes... No es el único, hay también otros muros también aquí, en México. Son autoridades indolentes que les niegan visas humanitarias, policías y burócratas que les persiguen y violan sus derechos. Un muro más, el que levantamos nosotros, la sociedad, cuando los hacemos invisibles, sin prestarles ayuda, o los señalamos y discriminamos”. 

El 'antimonumento" ha sido el acto central de la conmemoración de la masacre ocurrida entre el 22 y 23 de agosto del 2010 en la que 58 hombres y 14 mujeres, fueron secuestrados, asesinados y sus restos abandonados a la intemperie, denunciaron. Eran procedentes de Brasil, Ecuador, El Salvador, Guatemala y Honduras, de los cuales dos más sobrevivieron. Se presume que integrantes de Los Zetas fueron los responsables de las ejecuciones en una bodega del ejido El Huizachal en esa localidad. 

Afirmaron que a este número que simboliza a las víctimas de ese hecho le han añadido el + para que se tomen en cuenta los miles de migrantes que han sido desaparecidos y asesinados durante su paso por el país con dirección a la Unión Americana.

EFE

“Aunque la migración es un derecho humano, aunque muchas leyes, tratados internacionales y elegantes foros así lo dicen, lo cierto es que atravesar el territorio mexicano se ha convertido en un viaje peligroso. Pasar por nuestros estados, sea en autobús, tren o caminando, resulta una empresa tan arriesgada que puede costar la salud, la integridad, la vida”, manifestaron los organizadores en el documento. 


Asimismo, este 22 de agosto la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), recordó a las víctimas de San Fernando al asegurar que sigue atenta al caso y que ha dado seguimiento a la recomendación de la Fiscalía General de la República (FGR), donde solicitó tomar las medidas necesarias para reparar los daños a familiares. Hasta el momento, las autoridades de México han detenido a alrededor de 80 personas relacionadas con dichos asesinatos.

Por otra parte, de acuerdo a organizaciones no gubernamentales (ONG's), la inseguridad se mantiene en el paso hacia Estados Unidos. En el último año, han identificado una alza en secuestros, tanto entre los migrantes que están en tránsito como entre los retornados por Washington para esperar en la República Mexicana su juicio de solicitud de asilo. Esto a raíz del plan “remain in Mexico”, pactado entre los presidentes Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador.

FAMILIARES Y ONG'S EXIGEN JUSTICIA

En un conversatorio en línea del 20 de agosto, Pedro Pantoja, sacerdote fundador de la Casa del Migrante de Saltillo, subrayó que a una década del acontecimiento, los familiares continúan a la espera de una investigación y de acceso a la justicia en el caso. Sumado a que esos hechos y otros, así como el trato indebido por Covid-19 a los migrantes, ha derivado en que al territorio mexicano se le identifique como el “cementerio de los centroamericanos”.

En tal sentido, remarcó que las familias de los 72 no han sido llamadas a brindar testimonio y no cuentan con copia de las carpetas iniciadas por las autoridades ni de la CNDH. “El caso fue clasificado como gran violación a los derechos humanos, después de un litigio cansado de 7 años, no hay una investigación exhaustiva de los hechos. La zona de San Fernando es una zona de terror y sin embargo, está sembrada también de armas de la policía, nadie atraviesa sin ser visto; 3 mil kilómetros recorrió el convoy del crimen organizado y nadie lo detuvo en ningún momento”, puntualizó. 

En virtud de lo cual, agregó, presentarán de nuevo el caso en Estados Unidos y Ginebra, Suiza, además del Vaticano para que en la medida de lo posible el Pontífice exprese palabras sobre la masacre. “Hoy precisamente en estos días, a los 10 años, con la fundación y las familias de Centroamérica queremos darle una dimensión internacional, puesto que lo llevaremos el caso también, otra vez a Washington y Ginebra, y de alguna manera especial también estamos buscando caminos con mucho respeto al vaticano, para esperar también si es posible una palabra del Papa Francisco, sobre este acontecimiento”. 

En el 2010, tras lo sucedido en San Fernando se descubrieron más de 190 víctimas enterradas en 47 fosas clandestinas en el referido municipio. Finalmente, en el encuentro se concluyó que lamentablemente "El migrante es un muerto que atraviesa México, sin nombre y sin entierro. El clamor de estas familias lo vamos a escuchar todos estos días, ni perdón, ni olvido".

En esta nota

Comentarios