México

Encuentran sano y salvo a estudiante desaparecido en Mazatlán

Jesús Eduardo, quien reside en Culiacán, desapareció tras aceptar un trabajo de office boy en Mazatlán. 

Avatar del

Por Redacción GH

Jesús Eduardo fue enganchado con atractivo sueldo y un cheque de gastos para trasladarse de Culiacán a Mazatlán.

Jesús Eduardo fue enganchado con atractivo sueldo y un cheque de gastos para trasladarse de Culiacán a Mazatlán.

MAZATLÁN, Sinaloa.- Jesús Eduardo, el estudiante de 19 años de Culiacán que desapareció tras aceptar un trabajo, fue localizado la media noche del miércoles en el puerto de Mazatlán. 

El secretario de Seguridad, Cristóbal Castañeda, confirmó que el joven, quien se encontraba desaparecido desde el pasado 3 de julio, fue encontrado cuando circulaba en un automóvil junto a otra persona por la avenida Luis Zúñiga y Aquiles Serdán, en el Centro de Mazatlán. 

Cabe recordar que Jesús Eduardo desapareció tras ser enganchado por desconocidos que le ofrecieron un empleo de office boy en Mazatlán y para ello le proporcionaron dinero para trasladarse a dicha ciudad.

Se conoce que esta forma de operar de supuestos promotores de empleo para jóvenes, quienes ofrecen cubrir los gastos de traslados, computadoras y salarios atractivos, han intentado atraer a otras víctimas, las cuales no han caído en la tentación de aceptar.

Su familia temía que el joven, estudiante del segundo semestre de la carrera, sea víctima de una banda de trata de personas.

Hasta el momento solo se ha informado que el joven se encuentra bien y que una persona fue detenida y señalada como presunto responsable de la desaparición del estudiante. 

Otros dos casos se tienen registrados en diferentes puntos de la ciudad durante los meses de abril y mayo, sin embargo, no se concretaron los supuestos contratos de trabajo.

En los datos que se han divulgado, un joven de 18 años de edad, cuya identidad no fue relevada, fue contactado en una plaza comercial por un hombre que le ofreció un empleo atractivo fuera de la ciudad, con gastos pagados de traslado, entrega de computadora y vehículo.

En este caso, al joven no le agradó que este desconocido le pidiera datos personales, número de hermanos, identidad de sus padres, estado de salud y si tenía tatuajes, por lo que rechazó el ofrecimiento.

En esta nota
  • Desaparecidos en México

Comentarios