No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

Conoce a Olimpia; su caso impulsó cárcel por compartir fotos íntimas sin permiso

Olimpia Coral Melo fue víctima de acoso cibernético por la difusión de material íntimo sin su consentimiento. Su caso impulsó el decreto de la ley que castigará con cárcel a los que compartan "packs sin autorización".

Avatar del

Por El Universal

Conoce a Olimpia; su caso impulsó cárcel por compartir fotos íntimas sin permiso(GH)

Conoce a Olimpia; su caso impulsó cárcel por compartir fotos íntimas sin permiso | GH

HUACHINANGO, Puebla.- Por unanimidad, el Congreso de la Ciudad de México aprobó la aplicación de la Ley Olimpia que busca castigar a todo aquel que difunda imágenes de contenido íntimo o sexual sin consentimiento. 

"Con 56 votos a favor. Ahora se castigará hasta con 9 años de cárcel a quien comparta un pack sin autorización", dijo a EL UNIVERSAL Olimpia Coral Melo, activista que fuera víctima de acoso cibernético en 2012, cuando tenía 18 años y cursaba la preparatoria en su natal Huauchinango, Puebla.

Olimpia accedió a grabar un video íntimo con su pareja, mismo que fue subido desde su celular a grupos y páginas pornográficas de internet.

La grabación se viralizó y la imagen de Olimpia fue explotada en al menos seis páginas porno a nivel mundial. “Mi nombre es Olimpia Coral y deje de serlo para convertirme en la Gordibuena de Huauchinango”, relató la activista, quien fue víctima de burlas, acoso y extorsiones que la llevaron a tratar de suicidarse en tres ocasiones.

Incluso llegaron a pedirle dinero a cambio de bajar el video. Su imagen la explotaron en el ciberespacio como escort y prostituta en Huauchinango.
 
Qué implica la difusión de "packs"

Adquirir un "pack", es decir, una o varias imágenes o videos con contenido íntimo o sexual, puede costar mil pesos en el mercado de explotación virtual.

En este tráfico de imágenes se ven involucrados menores de edad y se incrementa con la llegada de nuevas aplicaciones, pues los agresores van creando nuevas formas de hostigamiento y captación de este contenido.

Existen distintas manifestaciones de ciberacoso, desde suplantación de identidad, ‘doxeo’ (exhibición de datos personales y/o fotografías en internet con intención maliciosa), sextorsión (chantajear a una víctima; amenazar con publicar imágenes íntimas con el fin de obtener más fotos explícitas, videos, u obtener sexo de la víctima), hasta la creación de hashtags de hostigamiento en redes sociales. 
 

En esta nota

Comentarios