No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

Autoproclamada presidenta de Bolivia dice que Evo Morales puede volver, pero podría ser encarcelado

Presidenta interina de Bolivia dice que Evo Morales puede volver al país, pero enfrentaría a la justicia por fraude electoral.

Avatar del

Por EFE y AP

Presidenta interina de Bolivia dice que Evo Morales puede volver al país, pero enfrentaría a la justicia por fraude electoral.(AP)

Presidenta interina de Bolivia dice que Evo Morales puede volver al país, pero enfrentaría a la justicia por fraude electoral. | AP

LA PAZ, Bolivia.-La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, advirtió este viernes a Evo Morales que tiene cuentas pendientes con la Justicia si regresa al país, por un supuesto delito electoral y presuntos caos de corrupción de su Gobierno.

Jeanine Áñez, quien asumió la Presidencia de forma interina el pasado martes tras la renuncia de Morales, dijo en una comparecencia con medios internacionales en La Paz que su Ejecutivo provisional no busca "venganza" ni tiene "intenciones revanchistas", sino cambiar el rumbo de un país que caminaba hacia "un Estado totalitario".

ÁÑEZ ADVIERTE A MORALES

Áñez acusó a Morales de intentar manipular a la comunidad internacional desde su asilo en México, para convencer de que sufrió un golpe de Estado que le obligó a renunciar el pasado domingo, después de que un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) advirtiera graves irregularidades en los comicios del 20 de octubre.

La mandataria provisional añadió que "impuso su deseo de porrogarse en el poder" con un fraude electoral "descarado" ese día y después de no haber respetado un referéndum de 2016 que le negó la posibilidad de concurrir para un cuarto mandato seguido.

"El golpe de Estado lo dio a la democracia Evo Morales", sentenció.

En este contexto, declaró que no está previsto conversar con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de quien dice respetar su derecho a dar asilo a Morales, pero le advirtió de que no se podía permitir que Bolivia avanzara hacia situaciones como las de "Venezuela, Cuba o Nicaragua".

 

Asimismo, exigió a México que haga cumplir la normativa que impide a un asilado hacer declaraciones políticas, en este caso para hacerse "la víctima".

Jeanine Áñez citó como "expresidente" a Morales, sobre cuya carta de renuncia aún no se ha pronunciado el Parlamento boliviano.

Áñez manifestó que si Evo Morales vuelve a Bolivia, tiene "una deuda pendiente", por un supuesto delito electoral y por "muchísimos actos de corrupción aún impunes" de su Gobierno.

"Él se fue solo, nadie lo echó del país", subrayó para mostrarse abierta a que vuelva, "pero tiene que responder con la Justicia".

DENUNCIA UNA DERIVA AUTORITARIA

La jefa de Estado interina señaló que hubo una "mesa de negociación" para que saliera del país, sin aportar detalles.

Además, aseguró que durante los casi catorce años con Morales en el poder el país sufrió "restricciones" de derechos fundamentales, hasta que el pueblo boliviano salió a las calles desde hace días para no permitirle que llevara a Bolivia "al autoritarismo".

La renuncia el pasado domingo de Evo Morales y su salida al día siguiente a México desembocó en "vandalismos, asesinatos y terror en las calles", por lo que como senadora decidió activar la vía sucesoria y asumió como presidenta interina para acabar con el vacío de poder, afirmó.

Al menos trece personas fallecieron, 542 resultaron heridas y 597 fueron detenidas en incidentes tras las elecciones fallidas del pasado 20 de octubre, según datos de la Defensoría del Pueblo.

La mandataria provisional acusó al oficialismo de Morales de quedarse viendo "cómo se caída el país", mientras que fue la oposición la que se atrevió a acabar con la ausencia de Estado.

El pasado lunes el Ejército boliviano decidió salir a las calles al verse rebasada la Policía para contener la violencia y al día siguiente Áñez asumió primero como presidenta del Senado para activar la línea sucesoria, para seguidamente hacerlo como jefa de Estado.

La presidenta interina asumió en "minoría absoluta", en ausencia de parlamentarios del Movimiento al Socialismo de Morales, que poseen los dos tercios del Parlamento, y lo hizo por una "demanda de la ciudadanía".

OBSTÁCULOS PARA LAS ELECCIONES

Las negociaciones continúan con la mayoría oficialista, agregó, aunque expresó su temor a que impida una convocatoria de elecciones "justas y transparentes", puesto que el nuevo órgano electoral tiene que salir del Parlamento.

Áñez alertó de que serán impugnadas las sesiones en las que el MAS se hizo con la presidencia del Senado y del Congreso sin la presencia apenas de la oposición.

Finalmente, apuntó que una de las demandas de la sociedad es la liberación de "perseguidos políticos" tras años de "terror" y abogó por una "reconciliación nacional".

Evo Morales espera que ONU medie en Bolivia

El líder boliviano Evo Morales pidió el jueves a la ONU que participe, potencialmente junto con el papa Francisco, como mediador para resolver la crisis política en su país.

En entrevista con The Associated Press en la Ciudad de México, Morales dijo que en los hechos él todavía es el presidente porque la Asamblea Legislativa de Bolivia no ha aceptado ni rechazado su renuncia, la cual presentó luego de semanas de protestas en su contra tras las elecciones presidenciales y horas después de que el jefe del ejército le sugiriera dejar el cargo.

“La asamblea tiene que rechazar o aprobar la renuncia. Hasta ahora no aprobaron ni rechazaron”, dijo el político, quien sostiene que hubo un “golpe de Estado” en su contra, algo que sus opositores rechazan. “Si no aprobaron ni rechazaron puedo decir que sigo (siendo) presidente”.

Para Kathryin Ledebur, analista de la Red Andina de Información en Bolivia, Morales tiene razón.

“Una carta de renuncia tiene que presentarse, ser analizada y aceptada en el pleno antes de que haga efecto”, dijo a la AP. “¿Pienso que Evo quiere regresar y ser presidente? No lo creo. ¿Quiere jugar con ellos? Sí. Quiere que sigan adivinando”.

Dos días después de llegar a México en calidad de asilado político, dijo que ha recibido información desde Bolivia de que miembros de la tropa de las fuerzas armadas planean “rebelarse” contra sus superiores por haberse pronunciado en su contra, aunque no dio más detalles.

Uno de los momentos más dramáticos que ocurrieron el domingo pasado fue la aparición en televisión del jefe del Ejército, Williams Kaliman, quien luego de horas de tensión sugirió a Morales abandonar su cargo. Poco después el presidente anunció su renuncia.

Hoy, el exlíder cocalero se dijo “sorprendido con esa traición del comandante en jefe de las fuerzas armadas”.

Morales, quien gobernó Bolivia casi 14 años, exhortó a sus seguidores que se manifiestan en la nación andina a que actúen con calma y dialoguen.

“Quiero decirles que vamos a tener que recuperar la democracia, pero con mucha paciencia, con lucha pacífica”, dijo, y agradeció a sus seguidores el apoyo. Insistió que está dispuesto a volver a su país si con eso contribuye a traer paz, aunque admitió que en este momento no hay ninguna “garantía” para su retorno.

Reconoció la decisión del secretario general de la ONU, António Guterres, de nombrar al diplomático Jean Arnault como su representante para ayudar a buscar una solución en Bolivia.

“Tengo mucha confianza en la ONU”, afirmó Morales. Sin embargo, pidió que el organismo sea “mediador, no solamente facilitador, acompañado tal vez por la Iglesia católica, y si hay que reunir al papa Francisco, integrémoslo”.

La senadora opositora Jeanine Áñez se declaró esta semana presidenta interina de Bolivia y ha comenzado a recibir el respaldo de algunos gobiernos de la región, incluidos Estados Unidos, Guatemala y Colombia.

Para Morales, Washington “es el gran conspirador” del “golpe de Estado” que sostiene sufrió. Afirmó que el actual encargado de negocios estadounidense, Bruce Williamson, envío a algunos de sus funcionarios al interior de Bolivia para pedir a la gente que no lo respaldaran y a cambio los apoyaría con caminos pavimentados, aunque no presentó ninguna evidencia.

Williamson es el diplomático estadounidense de mayor rango en el país sudamericano desde la expulsión a finales de 2008 del embajador Philip Goldberg por supuesta injerencia en asuntos internos, acusación que Washington ha negado.

Morales mantiene una relación tensa con la Casa Blanca. Durante su gobierno también expulsó a la agencia antidrogas, DEA, y a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), mientras que Washington le canceló a Bolivia unas preferencias arancelarias para textiles bolivianos.

La oposición boliviana sostiene que hubo fraude en los comicios del 20 de octubre, en los cuales Morales se declaró ganador. Una auditoría de la Organización de los Estados Americanos encontró irregularidades generalizadas.

Añez, que hasta hace unos días era la segunda vicepresidenta del Senado, afirmó más temprano que Morales no podía participar en nuevas elecciones, pero sí su partido Movimiento al Socialismo (MAS).

 

Morales modificó la política en esta nación gobernada por descendientes de europeos de piel clara al revertir la desigualdad profundamente arraigada. La economía se benefició de un auge en los precios de los productos básicos, y a través de una nueva Constitución se estableció un nuevo Congreso con escaños reservados para los grupos indígenas de Bolivia. Al mismo tiempo, el mandatario permitió el autogobierno de todas las comunidades indígenas.

Aunque algunos simpatizantes suyos quedaron desencantados por su insistencia en aferrarse al poder, Morales sigue siendo popular, especialmente entre los indígenas aymara, etnia a la que pertenece.

En esta nota

Comentarios